Formas de preservar tus alimentos que te ayudarán en el día a día

Alimentos en un supermercado | PIXABAY

Las olas de calor ya están cerca y, en la provincia cordobesa, afectarán con una especial intensidad tanto en la recta final de la primavera como a lo largo del verano al que daremos comienzo dentro de poco. Más allá de la merma que ello supone para el bienestar físico de los andaluces, ocasionando un inevitable tedio y una gran deshidratación, no se pueden olvidar los perjuicios que acarrean para los alimentos.

Y es que los mismos sufren especialmente con las elevadas temperaturas. Por este motivo conviene que aprendas a preservarlos bajo condiciones óptimas a diario, no solo en verano. De hecho, algunos de los consejos que próximamente serán sacados a colación son aptos para todas las épocas del año.

Envasadora al vacío para decirles adiós a las bacterias

Si nunca antes has tenido una envasadora al vacío puede que te surjan dudas al tratar de comprar la más adecuada. Afortunadamente las comparan en esta web para que no te resulte difícil elegir la mejor. En pocos minutos averiguarás qué modelo es el idóneo para ti y podrás dar comienzo a uno de los procedimientos más importantes dentro del ámbito de la correcta preservación alimenticia.

Y es que todos aquellos envases que contienen aire, por muy seguros e higiénicos que puedan parecer a simple vista, acaban dando pie al surgimiento de bacterias. Este aspecto tan negativo viene dado por el hecho de que estos organismos unicelulares se originan al entrar en contacto con el oxígeno. Pero, ¿qué sucede si no hay O2?

Ningún conjunto cárnico termina viéndose afectado por las infecciones bacterianas, así como los pescados y el resto de alimentos que, al contactar con el aire durante varios días, acaban derivando en la formación de dichos organismos que tan peligrosos pueden ser para la salud del ser humano.

Más allá de este aspecto tan beneficioso, envasar tus alimentos al vacío también te proporcionará otra ventaja impagable que se resume en no acusar la más mínima pérdida de sabor.

Dicha disminución suele producirse en envasados que no son de óptima calidad. Por el contrario, con el método que deja sin aire al producto alimenticio en cuestión, se consigue una conservación inmejorable para disfrutar del artículo con una frescura espectacular.

Gracias a la facilidad de uso de la mayoría de envasadoras al vacío que se comercializan en la actualidad, podrás utilizar tu modelo a diario y de forma muy rápida sin que te suponga sacrificio alguno hacerlo con todos los alimentos que quieras preservar en el mejor estado posible.

Conviene destacar el hecho de que esta forma de preservación es altamente recomendable no solo en plena estación veraniega, sino también para el resto del año.

Ve a comprar con una bolsa isotérmica

Ponte en situación: adquieres productos ultracongelados en tu supermercado de confianza pero en las calles de Córdoba las temperaturas son abrasadoras. Así pues, es probable que al llegar al domicilio se haya roto la cadena del frío, a no ser que te desplaces en vehículo particular y llegues a casa cuanto antes.

En caso contrario, es altamente recomendable hacer uso de una bolsa isotérmica. Su eficacia ha quedado demostrada en numerosas ocasiones, la cual viene dada por la capacidad aislante del material a partir de la que son confeccionadas.

Aun así, puedes aumentarla más si cabe colocando en tu congelador unas horas antes de ir a comprar el producto conocido como cubo de hielo reutilizable. Acostumbra a ser de color azul y, al ser introducido en la bolsa isotérmica, prolongará más si cabe el frío de todos los alimentos que posteriormente añadas.

De esta manera incluso los productos frescos que no son congelados permanecerán en un estado impecable por muy alejado que se encuentre el establecimiento de tu domicilio particular, llegando al final del trayecto con la temperatura adecuada para meterlos directamente en el frigorífico.

Uso correcto del frigorífico

Precisamente a raíz del último electrodoméstico mencionado es inevitable sacar a colación varios consejos para el día a día. El primero de ellos aplícalo especialmente en verano: coloca cada pieza de fruta en la nevera.

Probablemente en alguna ocasión has dejado un plátano fuera cuyo color amarillo, al día siguiente, era negro en su práctica totalidad. Evitar esta maduración fugaz está en tus manos.

A su vez, dale al frigorífico un uso correcto en lo que se refiere a calcular los días máximos que cada tipo de alimento puede permanecer en su interior. En efecto, no es lo mismo preservar leche, la cual a pesar de estar abierta puede aguantar unos cuatro días aproximadamente, que hacerlo con el pescado fresco que al día siguiente ya debe ser retirado de la nevera para consumirlo.

Por otra parte, todas las sobras alimenticias que deseen ingerirse próximamente han de preservarse en el frigorífico sean cuales sean los ingredientes que formen parte de las recetas en cuestión.

Etiquetas
stats