Fiesta de los Patios de Córdoba: año dos tras la Unesco

Colas en San Basilio para entrar a los patios el año pasado. | MADERO CUBERO
Hoy arranca el popular concurso, con 55 recintos en liza, en el que el Ayuntamiento vuelve a jugarse que la fiesta no acabe muriendo de éxito

Fiesta de los Patios de Córdoba: año dos tras la declaración de Patrimonio Inmaterial por parte de la Unesco. Este año, el Ayuntamiento de Córdoba se juega conseguir que el tradicional concurso, que no necesita ya más promoción que la que tiene en toda España y que genera miles de visitas concentradas en un par de semanas, no muera de éxito. Por segundo año consecutivo, el Ayuntamiento ha apostado por la empresa Intelify y el diseño de una plataforma digital con la que intentar regular los “flujos” de turistas que suelen atestar las calles del casco histórico, estrechas y poco acostumbradas a una masa de personas.

Hoy arranca el popular concurso de patios con la apertura de 55 recintos privados, 55 casas que sus moradores han cuidado con esmero y que son parte del petróleo de Córdoba. 55 patios que sus vecinos cuidan y por el que sólo obtienen el beneficio de una pequeña donación voluntaria que quiera hacer cada turista y la satisfacción de abrir las puertas de su casa para dejar con la boca abierta a quien entre. También hay un concurso, pero casi es lo de menos, pues entre premios y accésit apenas si se llegan a cubrir los gastos de mantenimiento.

Pero decíamos que en esta ocasión el Ayuntamiento de Córdoba se juega mucho: intentar controlar una situación que está a un paso de desbordarse definitivamente y convertir a la Fiesta de los Patios en lo que nunca fue. Algo así como poco a poco ha pasado con las cruces de mayo, que evolucionan hacia lo que acabó con la paciencia de Granada: un macrobotellón que deja la ciudad repleta de olor a pis más que al aroma de las flores.

Este año, a diferencia del anterior, tanto la empresa adjudicataria de la plataforma digital (que va a cobrar, no como en 2013) como el Ayuntamiento han asumido que no pueden dejar en manos de voluntarios el control de esos “flujos” de turistas. Se contratará al menos a 55 personas, una por cada patio, y se contará con personal de prácticas de la Universidad de Córdoba. En 2013, muchos voluntarios acabaron desertando ante lo que se le vino encima. Al final, la Fiesta de los Patios acabó regulándose a la antigua usanza: entraba quien cabía y quien no se quedaba en la puerta guardando cola.

La Fiesta comienza hoy. Las previsiones apuntan a que la masificación llegará durante los fines de semana, especialmente entre el viernes por la tarde y el domingo por la mañana. Eso sí, el Ayuntamiento recomienda a los cordobeses que si quieren disfrutar los patios como antes de que la Unesco otorgara la máxima protección tienen que hacer una cosa: ir entre semana, cuando podrán oler las flores y disfrutar del espectáculo con tranquilidad. Sin morir de éxito.

Etiquetas
stats