La familia Cepas, indignada por que la Administración no busque a su “bebé robado”

María José Cepas, en el centro, ante la Audiencia Provincial. | MADERO CUBERO
En un comunicado, se queja del trato que reciben las decenas de familias que están en su situación en toda España

La familia Cepas García-Galiano lleva cuatro años buscando a Juan Ignacio, el hermano gemelo de Andrés Cepas, al que creen que robaron nada más nacer, el 19 de diciembre de 1985. Hace un mes, el juez de instrucción que investiga el caso, José Luis Rodríguez Lainz, puso en duda una de las claves a las que se ha agarrado la familia para sustentar su convicción de que Juan Ignacio fue separado a la fuerza de ellos: el informe de exhumación y ADN que encargaron a los restos humanos de la tumba donde se supone que estaba enterrado su hermano. Aquellos análisis realizados por la empresa privada Neodiagnostica determinaron que los restos allí hallados no solo no correspondían al hermano supuestamente desaparecido, sino que eran de una niña. Aquello sirvió para reabrir el caso judicialmente, pero se ha vuelto a llegar a un callejón sin salida que desespera a la familia.

En un comunicado, la familia Cepas se queja del trato que recibe ella y las decenas de familias que están en su situación en toda España. “Una vez más, las familias víctimas del robo de bebés en España nos encontramos en un callejón sin salida debido a las incongruencias y la falta de interés por el esclarecimiento de la verdad sobre el destino real de nuestros bebés”, señala un escrito remitido a los medios de comunicación. “Desde los inicios de las investigaciones, que no debemos olvidar que las realizamos los familiares, demostrando las incongruencias en las documentación de nuestros casos ,ante la pasividad de la Justicia; siempre hemos solicitado que para el esclarecimiento de la verdad se exhumara desde el Juzgado, para saber si los bebés que supuestamente estaban enterrados eran realmente nuestros bebés y por fin descansar”, prosigue el escrito. “Pero ante esta demanda nos hemos encontrado con una negativa frontal de esta administración y los familiares nos hemos visto obligados a exhumar de manera privada”, se quejan.

La familia Cepas recuerda que, tras pagar de su bolsillo los estudios óseos de la tumba, “hemos demostrado en nuestro caso que nuestro hermano no está enterrado dónde nos dijeron (...), nos encontramos que la Justicia pone en duda la credibilidad de la prueba, siendo esta realizada por un laboratorio que cumple con todas las certificaciones que puedan tener , de hecho el 18 de Noviembre del 2013, (en el mismo mes que nos dieron los resultados de la exhumación) reconocieron a Neodiagnostica S.L. (Lleida ), como uno de los Laboratorios que cumplen con el acuerdo de la Comisión Nacional para el Uso Forense del ADN (CNUFADN) sobre acreditación y control de calidad de los laboratorios”, recuerda la familia.

La familia Cepas subraya que su indignación es máxima. “¿Qué pretenden?”, se preguntan, “si ellos, con los medios de la administración que pagamos todos los españoles, no quieren hacer las exhumaciones y las pruebas privadas no las aceptan y dudan de su credibilidad”. Por todo ello, el escrito termina solicitando que “por favor”, haya voluntad de saber y reconocer la verdad. “Hablamos de muchas familias y de vidas humanas”, finaliza.

Etiquetas
stats