Los estudiantes salen a la calle contra la LOMCE y los recortes

Manifestación de estudiantes en Córdoba | ÁLEX GALLEGOS

Cientos de estudiantes han salido este lunes a las calles de Córdoba para manifestarse en contra de la Ley Orgánica de Mejora de la Calidad de la Enseñanza (LOMCE) y los recortes en educación. Los sindicatos convocantes y las asociaciones estudiantes y de padres han llamado a la huelga en todos los niveles educativos, desde Primaria hasta la Universidad. La marcha ha comenzado en la Plaza de Las Tendillas antes de recorrer el bulevar del Gran Capitán y de que se produjesen altercados frente a la sede del PP.

En cuanto al seguimiento de la huelga, el sindicato Ustea calcula que ha superado el 70% entre Tercero de la ESO y Segundo de Bachillerato. La Consejería de Educación, por su parte, eleva el seguimiento al 79% en el conjunto de los estudiantes en toda la provincia. Ustea sospecha que en los dos primeros cursos de la ESO, donde los estudiantes no tienen derecho a secundar la huelga por sí solos, sino que tiene que ser bajo autorización de los padres, el paro del alumnado debe haber rozado el 50%. Las manifestaciones de alumnos se han repetido en Montilla, Cabra, Lucena y otros pueblos importantes de la provincia.

"No estamos de acuerdo con la reforma educativa que quieren imponernos. No estamos de acuerdo en que al final solo puedan estudiar las personas que tienen un gran poder adquisitivo y en que nos presionen a los jóvenes a entrar cada vez más rápido en el mercado laboral", señala la estudiante de Segundo de Bachillerato Natalia Frejo.

En cuanto a la reimplantación del sistema de reválidas como requisito para pasar de nivel y acceder a la Universidad, la estudiante señala que "tenemos muchas dudas, no sabemos qué tipo de examen se nos presenta, con temarios que no conocemos y que solo desmotivan al alumnado". La desmotivación se acentúa, en su opinión, cuando "después de superar estas pruebas tenemos un coste medio de 17.000 euros para estudiar en la Universidad y no todos lo vamos a poder afrontar".

En este punto, los estudiantes añaden otro escalón a su protesta: la implantación del conocido como sistema del 3+2, es decir, carreras reducidas a tres años, seguidas de otros dos de máster. "Cada uno de esos máster cuesta unos 6.000 euros de media.Entonces, al final, lo único que se consigue es que solo las personas que ganan mucho dinero puedan estudiar", termina.

Etiquetas
stats