La espera que desespera para una gestión

Sala de espera de la Oficina de Atención Ciudadana | ÁLEX GALLEGOS

Más de una y de dos horas es lo que han de aguardar los usuarios desde este lunes. Realizar gestiones adscritas a las competencias del Ayuntamiento es a partir de ahora, y durante los próximos tres meses, una molestia para quienes deban hacerlas. En este sentido, el tiempo de espera crece sobremanera debido a la suspensión de la atención en los diferentes centros cívicos de Córdoba. El motivo, la necesidad de un período de formación para los nuevos auxiliares administrativos del Consistorio. La consecuencia, la obligación de pasar una mañana entera en la sala de espera del antiguo Ayuntamiento de la ciudad.

Es allí, en el Bulevar del Gran Capitán y frente al Gran Teatro, donde se ubica en la actualidad la Oficina de Atención Ciudadana. Un escenario éste que desde el pasado viernes se convierte en el único que presta servicio a las personas en materia de gestiones como pagos de multas u otro tipo de trámites. Este hecho supone una mayor afluencia de solicitantes, así como una carga superior de trabajo. Conlleva, por tanto, una cierta saturación. El ejemplo de dicha circunstancia es la imagen del centro en la mañana de este lunes: la cola era larguísima en torno a las 9:30 y todavía a las 13:15 había quienes tenían más de 100 turnos por delante.

La situación es problemática, y no poco desesperante para los usuarios. “No sé si me dará tiempo a hacer la gestión, que es simplemente poner un sello de entrada a un documento. Después de tres cuartos de hora, me darán las dos, cerrarán ventanillas y mañana tendré que venir otra vez”, expresó uno de los hombres que esperaban el momento de recibir atención más allá de las 13:00.

Y la suya no era una de las más largas esperas. Sin embargo, el agobio era patente en él: “Es una cosa del siglo XIX, con tanta informática y tanto medio telemático como tenemos deberían aligerar”. Un enfado contenido que lo era más al no comprender la suspensión de los servicios en los centros cívicos. “Es una cosa irreal tener que estar tres horas aquí para presentar un papel, sellarlo y ya está. Aquí echamos la mañana”, señaló.

Surge esta problemática para los ciudadanos después de que, precisamente, crezca el número de empleados municipales para este tipo de servicios. En concreto, el pasado viernes tomaron posesión de su plaza un total de 62 auxiliares administrativos. Todos obtuvieron su puesto como funcionarios en el macroexamen con tal motivo celebrado en octubre de 2016. Sin embargo, más de la mitad de ellos no habían trabajado aún en el Consistorio. De esta forma, la primera medida tras su incorporación es la puesta a punto de los auxiliares.

Así las cosas, este lunes comenzó un período de formación mediante el cual quienes habían actuado anteriormente como interinos ejercerán de profesores. Razón ésta por la que se suspenden los servicios en los centros cívicos en los que les correspondía desarrollar su labor. Esta situación se va a mantener, en principio, hasta febrero del año próximo. Una decisión que no resulta agradable para los usuarios.

“Llevamos una hora aquí, y lo que nos queda, para entregar un papel simplemente. Es un absurdo que quiten los centros cívicos para entregar papeles o rellenarlos”, aseveró Lucía, que seguía en la sala de espera de la Oficina de Atención Ciudadana a las 13:15 cuando había llegado a las 12:00. Menos tiempo de espera acumulaba Inma, aunque le restaba bastante por delante. “Esperar no le gusta a nadie, pero sí debería ser menor el tiempo”, apuntó esta ciudadana, que lamentó que “hacen perder toda la mañana”. “Deberían poner más puntos para arreglar los asuntos, no deberían haberlo quitado en los centros cívicos, porque ahora nos juntamos todos aquí”, concluyó sobre la realidad del servicio en el presente.

Etiquetas
stats