El enésimo 'déjà vu' en Izquierda Unida en Córdoba

.
Galileo Florido insiste en que su dimisión como coordinador local se debe exlusivamente a “motivos políticos”

Todos en la sala de prensa tenían la misma sensación. “Esto ya lo he vivido”. Porque una dimisión en bloque en Izquierda Unida antes de unas elecciones locales no es algo nuevo. “Es casi tradicional”, se reía esta mañana -algo triste- Galileo Florido, el ya dimitido coordinador local de la coalición en Córdoba. Lo hacía en esa sala donde había convocado a los medios y donde la sensación de déjà vu era generalizada. Porque el movimiento de bancadas que deja en evidencia el desencuentro con el secretario provincial y candidato a la alcaldía de Córdoba, Pedro García, recordaba a los colosales desplantes que el partido le hizo a Rosa Aguilar en sus tiempos de regidora.

Florido ha explicado -o intentado explicar- las razones que le han llevado a tomar su decisión de abandonar el máximo cargo de representación local, acompañado de su equipo de confianza: Francisco Javier Cobos, Aleyda Collazos, Bartolomé Caballero y Dolores Ventura. “Son razones políticas”, ha subrayado en varias ocasiones. Y no hay sintonía con el coordinador provincial, Pedro García. Eso ha quedado claro en la rueda de prensa. “Desde hace tres meses no hablamos del programa político con él”, se queja Florido. Es la principal excusa. “La situación ha sido muy tensa y está bloqueada. Por eso creemos que, marchándonos, dejaremos paso a otro equipo que tal vez pueda reconducir la situación de cara a las elecciones”, defiende el dimitido secretario local.

Su marcha se produce cinco meses antes de las elecciones locales. “Hay tiempo suficiente para reconducir la situación”, sostiene. ¿Reconducirla hacia dónde? Galileo Florido defiende que existía un plan trazado que abogaba por la inclusión de los colectivos sociales y de personas alejadas del aparato y los organismo del partido en un proyecto que ayudase a recuperar el gobierno de la capital. En opinión de Florido, volver a esa senda es el camino que ha de seguir IU. Pero no ha ocurrido. Y, tal y como hizo en la carta que remitió ayer a los militantes, el excoordinador acusa al “aparato” de su partido en esta desviación de los planes acordados. “Existe una contradicción entre nuestro objetivos y los suyos”, llego a decir. “No me siento traicionado pero sí frustrado y decepcionado”, aseveró.

En medio de este choque, se produjo el descarrilamiento del proyecto de Ganemos como fuerza convergente de la izquierda en la ciudad. En opinión de Florido el debate se planteóde forma errónea. “Se dio prioridad a discutir si se presentaba o no a las elecciones municipales cuando había que haber trabajado en convertir a Ganemos en un frente social y político amplio antes de concurrir a los comicios”. En este sentido, volvió a acusar a Alba Doblas y a Pedro García de entrar en el debate sobre la necesidad de presentar Ganemos a las elecciones municipales cuando, “24 horas antes”, compartían el punto de vista de Galileo Florido.

¿Y ahora qué? Pues hay que elegir a otro coordinador local. Eso será tarea de la asamblea local que se reunirá este domingo. Galileo y el resto de dimisionarios seguirán en el Consejo Local de dirección.

“Lo único que le resta a IU es que elegir a un nuevo secretario local que trabaje en sintonía con el candidato. Pedimos respeto a ese nuevo equipo”, dijo. ¿Y qué piensa del candidato Pedro García? “Es nuestro candidato”, resumió seco.

Etiquetas
stats