La encrucijada de UCOR ante las elecciones municipales de mayo

Parte del grupo municipal de UCOR, en el salón de plenos | MADERO CUBERO
La posibilidad de que el partido de Rafael Gómez decida presentarse o no a los comicios dispara las preguntas en los grandes partidos | Todo apunta a que sus concejales actuales no repetirán

Es la gran pregunta de las últimas semanas en los mentideros municipales: ¿Se presentará a las próximas elecciones municipales del mes de mayo Unión Cordobesa (UCOR)? Su respuesta cambiará todo el mapa (y la estrategia) electoral de los grandes partidos ante la cita del próximo mes de mayo, en el que se elige al que será el nuevo alcalde o alcaldesa de Córdoba. En esos mentideros, corren rumores y certezas de todo tipo. Pero desde luego, todo depende de lo que decida el líder de este partido, Rafael Gómez alias Sandokán, que nació a finales de 2010 y que en apenas cinco meses se convirtió en el segundo más votado de la ciudad por delante de formaciones que habían gobernado el Ayuntamiento, como Izquierda Unida.

Hasta el día de hoy, el discurso oficial de Rafael Gómez pasa por que sí, que se volverá a presentar a las elecciones municipales de mayo. De hecho, ha llegado a presentar hasta a las juventudes de UCOR, en un gesto en el que afirmaba rotundamente que el futuro y el relevo generacional estaba garantizado al frente de su partido. No obstante, fuentes de UCOR consultadas por este periódico aseguran que no todo está tan claro. Por un lado, Gómez se enfrenta a la posibilidad de que legalmente pueda no presentarse. En enero se conocerá la revisión de la sentencia por el caso Malaya que está redactando el Tribunal Supremo. A la vista de lo ocurrido con Isabel Pantoja, que ha entrado en prisión pese a tener una condena de dos años, fuentes judiciales aseguran que el Supremo podría revisar al alza la condena impuesta a Gómez (seis meses de cárcel y una multa de 150.000 euros por un delito de cohecho) y que incluso podría conllevar la inhabilitación.

Además, Gómez (y toda su familia, que a lo largo de los últimos años han ocupado distintos cargos de responsabilidad en sus empresas) se enfrenta a otro proceso judicial aún más grave: la comisión de un delito fiscal por haber dejado sin pagar hasta 70 millones de euros en impuestos a principios de la década pasada. Este proceso judicial, por sí solo, no impediría que Gómez pudiese, legalmente, presentarse a las elecciones. El juicio no empezaría al menos hasta el año 2016 y la sentencia no se conocería hasta finales del mismo. Posteriormente, con la previsión de los recursos, no sería firme al menos hasta dentro de dos o tres años.

Sin embargo, esta acumulación de procesos y el desgaste que le ha supuesto a Gómez estar en el candelero mediático durante los últimos cuatro años habrían llevado a su entorno, según las fuentes consultadas, a plantearle la posibilidad de que no volviese a presentarse a las elecciones municipales. Las fuentes aseguran, no obstante, que la decisión no está ni mucho menos tomada y que Gómez es "imprevisible", por lo que nada está descartado.

Mientras tanto, y en privado, dos de los concejales que han seguido fieles a Rafael Gómez en estos cuatro años han empezado a plantear la posibilidad de no volver a presentarse. Son el actual portavoz municipal, Juan Miguel Alburquerque, y la concejala Aurora Aguilar. Por razones obvias, ni Carlos Baquerín ni María José López de la Bastida volverían a una lista con Rafael Gómez, tras el enfrentamiento vivido casi desde el principio del mandato.

Lo que ocurra con UCOR se mira con lupa en el resto de partidos. Este verano había encuestas que seguían dándole un amplio apoyo electoral. De hecho, la formación de Rafael Gómez llegaría a obtener hasta tres concejales, según las encuestas que manejaban distintos partidos. Desde el PP y desde el resto de partidos se ve a UCOR como un partido que impide que en la oposición pueda surgir un pacto que sume tantos concejales como para alcanzar la mayoría absoluta. Así, los populares seguirían gobernando el Ayuntamiento con una mayoría simple que les obligaría a pactar puntualmente con la oposición. No obstante, y a cinco meses de las elecciones, las incógnitas siguen siendo muchas.

Etiquetas
stats