Los empresarios estallan: “Estamos quemados con la banca”

Carreto se reúne con los afectados por las preferentes y denuncia la “estafa legal” que “ha esquilmado nuestros fondos de reserva”

Los empresarios cordobeses han perdido la paciencia. Su presidente, Luis Carreto, ha dicho basta en una reunión convocada por la Asociación de Usuarios de la Banca (Ausbanc) con afectados por participaciones preferentes en Córdoba. “Estamos ya bastante quemados y bastante disgustados con lo que está haciendo la banca”.

Carreto, que hace unos meses fue reelegido por unanimidad como presidente de la Confederación de Empresarios de Córdoba (CECO), recibió con estas palabras a los asistentes a esta charla informativa. “Esto ha sido una estafa legal”, clamó. El propio presidente de Ausbanc, Luis Pineda, se mostró sorprendido por lo “insólito” de que “todo un representante de los empresarios diga estas cosas”. De hecho, Luis Carreto fue más lejos e insistió en que “todos sabemos que esta crisis se ha iniciado en el sistema financiero”.

Aparte, el presidente de los empresarios cordobeses se dirigió a los afectados por las preferentes lamentando “haber sido tan blanditos” con las exigencias a la banca que ahora, con este tipo de prácticas financieras, “nos ha esquilmado nuestros fondos de reserva”.

El presidente de Ausbanc acudió a Córdoba para animar a los afectados por participaciones preferentes, permutas financieras, swaps, cláusulas suelo, clips, stockpymes y todo tipo de prácticas bancarias a demandar a quienes les vendieron estos productos. “Estamos consiguiendo ganar las sentencias obteniendo la nulidad de los contratos”, y, por tanto, logrando la devolución íntegra del importe depositado por estos inversores.

Luis Pineda argumentó que los tribunales les están dando la razón a los afectados por estos productos bancarios por tres cuestiones: una, porque se está demostrando que se vendió un producto que el cliente desconocía; dos, porque se está estimando que muchos profesionales que colocaron preferentes y similares cometieron irresponsabilidad profesional al vender a unos clientes algo que sabían que era una estafa; y tres, porque los tribunales les están dando la razón a la hora de determinar que una participación preferente no es lo mismo que una acción bancaria y por tanto los clientes afectados no son propietarios de las entidades bancarias que tengan que asumir pérdidas cuando ésta las tenga.

Etiquetas
stats