El empleo, vía de integración de las personas con Down

.
La Asociación de personas con este síndrome y la Delegación de Salud firman un convenio para que los usuarios hagan prácticas de empleo

Raúl tiene 32 años y hace dos semanas que ha comenzado sus prácticas en la Delegación de Salud. Como cualquier ordenanza se encarga de llevar documentación, ordenar archivos, hacer fotocopias y asistir en todas las necesidades en las que le reclamen su jefe o sus compañeros. Como uno más. Sin reparar en el hecho de que Raúl tiene un cromosoma más en el par 21 original. Es decir, tiene síndrome de Down. Raúl es un ejemplo de lo que se ha avanzado en el trabajo para integrar a las personas con esta característica genética en la sociedad. Una labor que no se habría podido llevar a cabo sin la Asociación Síndrome de Down de Córdoba, formada en 1988.

“Me gusta y me motiva el trabajo que estoy haciendo porque así puedo desenvolverme y ser yo autónomo e independiente. Ser independiente como una persona más y que me traten bien. Me alegro mucho de estar en la Asociación porque a partir de ahí he podido entrar en las prácticas. Me está enseñando mi preparadora Patricia para desenvolverme”, prosigue Raúl. Patricia es Patricia Cobos, preparadora laboral de la Asociación Síndrome de Down y encargada de apoyar en el puesto de trabajo a la persona con discapacidad que empieza a trabajar.

“Previamente hay una formación laboral específica en la Asociación, donde van diariamente de 9.00 a 14.00 y allí se les va formando con la idea de insertarlos en el mundo laboral”, explica la profesional. “A los usuarios se les buscan prácticas y nuestro papel es apoyarlos en el puesto de trabajo, desde enseñarles a desplazarse a la empresa de manera autónoma a enseñarles las tareas, sus responsabilidades, la puntualidad, la asistencia, su relación con los jefes y los compañeros...”. Al principio se hace un apoyo intensivo que se va retirando según van avanzando en su autonomía y van aprendiendo sus tareas. “En ese momento vamos pasando a un segundo plano sin abandonarlo del todo. Siempre estamos vinculados con ellos, la empresa y la familia”, termina Cobos.

La Asociación Síndrome de Down de Córdoba es una entidad sin ánimo de lucro creada por un grupo de padres de niños que buscaban soluciones a las demandas que sus hijos planteaban y que por aquel entonces no eran atendidas íntegramente desde ningún sistema público ni privado en Córdoba. “Se creó con la idea de prestar soluciones a máximo nivel buscando la máxima autonomía e independencia del colectivo”, señala el gerente de la entidad Luis Javier Trillo, gerente de la Asociación. Como centro privado, la Asociación hace un seguimiento del usuario desde el nacimiento hasta la vida adulta prestando todo tipo de servicios, desde los de atención temprana para los niños -apostando por la inclusión educativa en centros ordinarios-, complementándola por las tardes con el Servicio de Habilidades Básicas donde se refuerzan todas las posibles carencias o lagunas de la etapa escolar. “A medida que los chicos van creciendo, se les va ayudando a realizar actividades cotidianas como coger el autobús, usar dinero, saber comprar y conocimientos básicos de economía domestica”, continúa el gerente. La asociación también mantiene un servicio de ocio para que los usuarios tengan actividades los fines de semana, complementando con servicios de deportes. “Tenemos un gimnasio, una piscina climatizada y una pista deportiva exterior”, apunta Trillo.

Cuando terminan la etapa escolar, los usuarios de la Asociación entran en proyectos de formación profesional y en programas de integración. La Asociación y la Delegación de Salud de la Junta han firmado un convenio por el que actualmente hay tres usuarios que están haciendo prácticas en tres centros de la administración. Merced a ese acuerdo, Raúl ha comenzado a trabajar en las oficinas de la entidad autónoma. Y se acerca cada vez más a la autonomía plena.

Etiquetas
stats