Empeora la calidad del aire en Córdoba

Un joven se protege del polen.

El aire en la ciudad de Córdoba fue en el año 2017 más irrespirable que en los ejercicios anteriores. Esta es una de las conclusiones del Informe de Evaluación de la Calidad del Aire en España correspondiente al año 2017, que ha publicado el Ministerio para la Transición Ecológica. En Córdoba, la estación que valida los datos y usada por este informe es la de Lepanto. El informe detecta cómo la calidad del aire que mide esta estación ha emperado levemente.

En concreto, la estación ha arrojado la cifra de 22 fracciones de PM2,5 por cada micogramo en metro cúbico del aire cordobés. En 2016 fueron 21 las fracciones detectadas por esta estación, marcando entonces un récord. La cifra más baja se detectó en 2013 con 14 fracciones. Pero, ¿qué son las PM2,5? El material particulado respirable presente en la atmósfera de las ciudades en forma sólida o líquida (polvo, cenizas, hollín, partículas metálicas, cemento y polen, entre otras) se puede dividir, según su tamaño, en dos grupos principales. A las de diámetro aerodinámico igual o inferior a los 10 µm o 10 micrómetros (1 µm corresponde a la milésima parte de un milímetro) se las denomina PM10 y a la fracción respirable más pequeña, PM2,5. Estas últimas están constituidas por aquellas partículas de diámetro aerodinámico inferior o igual a los 2,5 micrómetros, es decir, son 100 veces más delgadas que un cabello humano.

En el caso de las PM2,5, su origen está principalmente en fuentes de carácter antropogénico como las emisiones de los vehículos diesel, mientras que las partículas de mayor tamaño pueden tener en su composición un importante componente de tipo natural, como partículas de polvo procedente de las intrusiones de viento del norte de África (polvo sahariano), frecuente en Córdoba.

Los efectos que las partículas causan en la salud de las personas han estado históricamente asociados a la exacerbación de enfermedades de tipo respiratorio, tales como la bronquitis, y más recientemente también se han analizado y demostrado sus efectos sobre dolencias de tipo cardiovascular. Los últimos trabajos científicos sugieren que este tipo de contaminación, y particularmente las partículas procedentes del tráfico urbano, está asociado con incrementos en la morbi-mortalidad de la población expuesta y al creciente desarrollo del asma y alergias entre la población infantil. En el caso de las PM2,5, su tamaño hace que sean 100% respirables ya que viajan profundamente en los pulmones, penetrando en el aparato respiratorio y depositándose en los alvéolos pulmonares, incluso pueden llegar al torrente sanguíneo. Además estas partículas de menor tamaño están compuestas por elementos que son más tóxicos (como metales pesados y compuestos orgánicos) que los que componen, en general, las partículas más grandes.

A partir del 1 de enero de 2020, será obligatorio que las ciudades reduzcan sus niveles de estas partículas contaminantes a 20 fracciones. Actualmente, la ciudad los supera, por lo que tendrá que tomar medidas alternativas para lograrlo y mejorar así la calidad del aire de la ciudad y de sus vecinos.

El informe

El informe de evaluación de la calidad del aire en España 2017 presenta los resultados que han sido notificados a la Comisión Europea, detallando la situación de las zonas con respecto a los valores legislados. Su objetivo es dar una visión global de la calidad del aire, además de describir cómo se realiza su evaluación y gestión.

La evaluación de 2017 se realizó para los siguientes contaminantes: dióxido de azufre (SO2), dióxido de nitrógeno (NO2), óxidos de nitrógeno (NOx), partículas (PM10 y PM2,5), plomo (Pb), benceno (C6H6), monóxido de carbono (CO), ozono (O3), arsénico (As), cadmio (Cd), níquel (Ni) y benzo(a)pireno (B(a)P).

Además, se han llevado a cabo mediciones indicativas de las concentraciones de otros hidrocarburos aromáticos policíclicos (HAP) distintos al B(a)P y de mercurio en aire ambiente y particulado, así como mediciones de los depósitos totales de arsénico, cadmio, mercurio, níquel, benzo(a)pireno y los demás hidrocarburos aromáticos policíclicos.

La situación de la calidad el aire en lo que se refiere al dióxido de nitrógeno (NO2) empeora ligeramente respecto a 2016, al incrementarse el número de aglomeraciones urbanas que superan los valores legislados. En concreto, en 2017, el valor límite horario se superó en la misma zona en la que ya lo hizo en el año anterior, y en lo que respecta al valor límite anual, se registraron superaciones en siete zonas, frente a las seis del año anterior. Las superaciones se producen en grandes ciudades como Madrid y alrededores, Barcelona y alrededores, Granada y su área metropolitana, y Bilbao y su entorno debido a su estrecha relación con el tráfico.

En lo que se refiere a la situación de material particulado (PM10), el informe pone de manifiesto que también ha aumentado el número de zonas que superan el valor límite diario pasando de tres zonas en 2016 a cinco en 2017: Granada y Área Metropolitana, Málaga y Costa del Sol, Villanueva del Arzobispo, Avilés, y Plana de Vic y Terres de L'Ebre. Los datos de evaluación del valor límite anual señalan que la situación se mantiene respecto al año anterior, siendo una única zona, Avilés, la que presenta superaciones.

En cuanto al ozono troposférico (O3), el informe muestra que en 2017 se siguieron registrando niveles elevados en zonas suburbanas o rurales, debido en gran medida a la alta insolación y a la emisión de sus precursores (principalmente NOx y compuestos orgánicos volátiles).

La situación es muy similar a la de años anteriores, si bien se aprecia un mínimo aumento en el número de zonas que superan el valor objetivo para la protección de la salud respecto a 2016 (pasan de 35 a 36).

Datos preliminares del 2018

Con carácter general, los datos de contaminantes atmosféricos de 2018 registrados hasta la fecha, aunque aún no han sido validados por las administraciones responsables y a falta de que termine el año, muestran cierta mejoría, especialmente en el caso del NO2. Esto hace pensar que las medidas puestas en marcha por las diferentes administraciones están empezando a dar sus frutos en los niveles de calidad del aire.

Como principales novedades del informe de 2017 destaca un nuevo capítulo específico sobre la evaluación de la calidad del aire de cada Comunidad Autónoma y de las ciudades de Madrid y Zaragoza (que poseen sus propias redes de medida) además de incluir un resumen general de España.

Etiquetas
stats