El ejemplo de lucha de los colegios Caballeros y Algafequi: un verano pidiendo la recuperación de unidades

Acampada simbólica en CEIP Algafequi | ÁLEX GALLEGOS

Las Asociaciones de Madres y Padres de Alumnos de los CEIP Caballeros de Santiago y Algafequi no han vivido un verano al uso. El curso escolar no finalizó para ellas el pasado mes de junio, sino que desde antes de echar el cierre ya estaban batallando para que la Junta de Andalucía no llevara a término la reducción de unidades que supondrá, auguran, el cierre de estos colegios públicos. Durante la noche de este viernes, una vigilia y una acampada simbólica han recordado que la lucha sigue a pocos días de comenzar el curso.

El recorte en unidades lleva afectando al CEIP Caballeros desde hace dos años, cuando niños de diferentes edades compartieron aulas y conocimientos, a pesar de que sus procesos de aprendizajes eran diferentes. En aquellos años, los alumnos de tres y cuatro años estaban en la misma clase mientras que otros niños de cuatro años y los de cinco años daban clase a la vez y en el mismo aula. Esto es lo que se conoce como unidades mixtas. El reparto en los niños de cuatro años se hizo en base a la maduración del menor, una situación que es contraproducente para ellos, señala la directora del AMPA del centro -Elena Valle- dado que mientras que algunos menores se aburren, otros muestran su frustración al ver que deben emplear más esfuerzo en el aprendizaje.

Superados estos cursos, la Junta de Andalucía transmitió al centro la supresión, esta vez, de las unidades en primarias. “Como siete alumnos pasan a 2º de Primaria y ocho, a 1º de Primaria, la idea ha sido unirlos a todos en una clase y reducir una unidad”, cuenta Valle. Esta decisión se tomó en base a que la Consejería de Educación “supo” que ya no iba a haber más matriculaciones. Nada más lejos de la realidad dado que el centro no ha podido recepcionar las siete solicitudes que han llegado durante el proceso de matriculación.

Las consecuencias de perder estas unidades pasan también por la supresión de la figura del Jefe de Estudios en la junta directiva del centro -que pasaría a estar formada únicamente por la Secretaría y la Dirección- y de dos profesores -el tutor y el maestro de refuerzo-. Valle afirma que este proceder, que ha eliminado 52 líneas en un año en Córdoba y provincia, “vulnera el derecho a la libre elección de los padres ya que aún queriendo un colegio público, los derivan a centros concertados o privados”.

Cómo dar clases a niños de edades distintas

En el CEIP Algafequi, la reducción de unidades no afecta a Primaria, sino a Infantil. En este  colegio, los alumnos de tres, cuatro y cinco años dan clase en un mismo aula, suponiendo graves perjuicios en el aprendizaje. Ante esta situación, a profesores les cuesta entender cómo dar clase a niños de edades tan variadas, cuestión que le transmitieron a la delegada de Educación en Córdoba, Inmaculada Troncoso. “Su contestación fue que los profesionales de la Educación eran capaces de hacer cualquier cosa”, cuenta Valle.

Esta situación ha llevado a las AMPAS de ambos centros a enarbolar una lucha titánica que les ha llevado a reunirse no sólo con Troncoso y con el consejero de Educación -Javier Imbroda-, sino también con dirigentes del PSOE, Adelante Andalucía y El Defensor del Pueblo. Por el momento, todos estos encuentros no han dado sus frutos y es por ello que durante esta noche han llevado a cabo estos actos reivindicativos.

La vigilia dio comienzo a las 20:00 en el CEIP Caballeros de Santiago, y se desarrolló en turnos de no más de diez personas, manteniendo todas las medidas de seguridad. La acampada simbólica fue visible ese mismo día desde las 21:00 hasta las 23:00 con la finalidad de visibilizar la problemática de estos centros y solicitar ser recibidos, de nuevo, por Troncoso, así como por la Jefa de Planificación, para revertir su situación, ya que la Administración aún no les ha dado respuesta.

En la jornada, las AMPAS instaron también a Imbroda a que rectifique y que atienda las peticiones de las familias que han elegido estos centros para la educación de sus hijos ya que aún no se han cerrado los plazos de matriculación. Estos padres y madres han contado con el apoyo de otras AMPAS, CCOO, PSOE, Adelante Andalucía, el sindicado USTEA y la Plataforma Niñ@s del Sur, entre otras asociaciones.

Etiquetas
stats