La economía cordobesa aún no se ha enfriado aunque es de las que menos crece en Andalucía

Turistas por la Judería de Córdoba | ALEX GALLEGOS

Frente a los vientos mundiales de recesión, la economía cordobesa aún no se ha enfriado. O al menos, no del todo. En el segundo trimestre de 2019, según estimaciones de Analistas Económicos de Andalucía, la provincia de Córdoba ha registrado un incremento interanual de la actividad económica del 2,2% (2,5% en el conjunto de Andalucía). De mantenerse esta tendencia cabe esperar un crecimiento para el conjunto del año del 2,0%. Esa es la cifra exacta que crecerá España, pero es la segunda más baja de Andalucía, con una media superior. Solo la provincia de Jaén, con un crecimiento económico esperado del 1,7%, irá más lenta que Córdoba.

El empleo en la provincia de Córdoba ha crecido a un ritmo muy similar (3,5% en términos interanuales en el segundo trimestre del año) al del conjunto regional, produciéndose también un crecimiento en el número de afiliados a la Seguridad Social entre abril y junio del 2,0% en términos interanuales. Solo en la construcción ha disminuido el número de ocupados, destacando el incremento del empleo industrial (9,2%). De otra parte, el número de parados ha descendido un 14,3%, en tanto que la tasa de paro provincial (22,2% en el segundo trimestre) se ha reducido 3,4 puntos respecto al mismo periodo de 2018.

Los indicadores de oferta hotelera han mostrado una evolución positiva en lo que va de año. En este sentido, tanto el número de establecimientos hoteleros como el personal ocupado han mostrado las mayores tasas de crecimiento de la región en el acumulado enero-agosto (4,4% y 6,4%, en términos interanuales, respectivamente), aumentando, asimismo, el número de plazas estimadas (3,0%). Desde la óptica de la demanda, tanto los viajeros alojados en establecimientos hoteleros como el número de pernoctaciones han crecido hasta agosto (4,9% y 6,5%, respectivamente), destacando el avance de la demanda extranjera, con un crecimiento interanual del 10,2% en el número de pernoctaciones, la tasa más elevada de la región, mientras que la demanda nacional ha crecido un 4,3%.

Atendiendo a las relaciones comerciales con el exterior, entre enero y julio el valor de los bienes exportados por la provincia ha descendido un 10,0% en términos interanuales (-1,5% en Andalucía), debido, sobre todo, al descenso de las exportaciones de semimanufacturas (metales no ferrosos). De otra parte, las importaciones han aumentado un 13,5% hasta julio, por lo que el saldo de la balanza comercial ha disminuido un 28,3%, contabilizándose un superávit en torno a 548,9 millones de euros en lo que va de año.

Respecto a los indicadores de demanda interna, tanto la matriculación de turismos como de vehículos de carga han disminuido hasta agosto en términos interanuales (-15,1% y -1,5%, respectivamente), en línea con el comportamiento registrado en el conjunto de la región (-11,4% y -2,3%, respectivamente).

La trayectoria de las compraventas de viviendas evidencia la positiva evolución del mercado inmobiliario provincial, en tanto que en el acumulado enero-julio han crecido a mayor ritmo que la media regional (4,1% y 2,9%, respectivamente). Por antigüedad, tanto las operaciones de viviendas nuevas como usadas han registrado variaciones positivas en lo que va de año (3,0% y 4,3%, respectivamente), destacando el mayor peso de las segundas (84,8%). Por otro lado, el número de hipotecas ha registrado un aumento interanual del 10,7% en el primer semestre (9,2% en Andalucía), al igual que el importe suscrito, cuya variación interanual ha sido del 12,5% (14,3% en la región). Así, el importe medio ha aumentado un 1,7% hasta junio en términos interanuales, rondando los 97.500 euros, unos 10.260 euros menos que en el conjunto regional.

Etiquetas
stats