La Diputación homenajea a su primer presidente de la democracia

.
Diego Romero, de Castro del Río, gobernó la institución provincial entre 1979 y 1983 bajo las siglas de la UCD

La figura de Diego Romero, primer presidente democrático de la Diputación de Córdoba, fue la protagonista anoche con un homenaje en el Palacio de la Merced dentro de los actos conmemorativos del Bicentenario de la institución. Romero representa a la institución durante la primera legislatura democrática, de 1979 a 1983, una etapa de predominio ucedista y caracterizada por una intensa actividad política en la que resonaron los ecos de los acontecimientos nacionales –la crisis de UCD, la llegada del PSOE al Gobierno de la nación, etcétera.

La legislatura de Diego Romero fue testigo de acontecimientos importantes, como el golpe de Estado del 23-F de 1981, la disolución de la UCD en 1983 y la consolidación del Estado de las Autonomías. En esta etapa, el Plan de Obras y Servicios es ya uno de los instrumentos fundamentales para asignar recursos a municipios carentes de equipamientos comunitarios básicos. Paralelamente, la asunción plena de competencias en materia sanitaria por parte de Estado y Comunidades Autónomas hace que la institución abandone áreas en las que había actuado desde su creación. No obstante, la Diputación mantuvo el prestigio del hospital general y los proyectos de convertirlo en clínico. De esta época destaca también el impulso que dio a la actividad cultural y su apoyo a la promoción industrial.

El presidente de la Diputación, Diego Romero, expresó el significado que la autonomía andaluza tenía para las diputaciones andaluzas y en el Pleno de octubre de 1980 la Casa Palacio acogía a la Asamblea de Parlamentarios Andaluces durante los días 28 de febrero y 1 de marzo de 1981, en la que sería aprobado el anteproyecto de Estatuto de Autonomía.

Diego Romero Marín nació el 30 de abril de 1937 en Bailén, aunque como él mismo reconoce, “debí nacer en Castro del Río”, de donde era su madre y “donde volví finalizada la guerra con mi familia materna”. En el acto de reconocimiento a Diego Romero recibió obsequios de la Asociación de Empresarios de Castro del Río, de la Casa de Castro del Río en Córdoba y del vicepresidente tercero de la propia institución provincial, Manuel Gutiérrez. Asimismo, la presidenta de la institución, María Luisa Ceballos, le entregó un guadamecí del patio barroco.

La actual presidenta de la institución, María Luisa Ceballos, elogió la figura de este político de raíces castreñas, “que vivió una etapa crucial para Andalucía y España, con hitos como la constitución de nuestra autonomía y la transición democrática, y que abanderó la provincia con determinación, y siempre pensando en las verdaderas necesidades de los cordobeses”.

“No podemos pasar por alto la colaboración que se prestó desde la Diputación a los municipios durante los primeros años de la democracia, un período marcado por las reformas de las casas consistoriales, la ejecución de colectores y rondas de circunvalación, la ampliación de la red de agua potable, la pavimentación de accesos o la ampliación del alumbrado y el alcantarillado”, subraya Ceballos.

Etiquetas
stats