Detenido en Córdoba el jefe de una red que daba papeles falsos a extranjeros

Tras la operación se ha puesto en libertad con cargos a 32 personas en Córdoba, Madrid, Ciudad Real, Sevilla y Jaén

Agentes de Policía Nacional han desmantelado una red que defraudó más de un millón de euros a la Seguridad Social a través de la regularización fraudulenta de ciudadanos extranjeros, informa la Policía Nacional a través de una nota de prensa. La operación se ha llevado a cabo en Córdoba, donde se han detenido a ocho personas por fraude fiscal, falsedad documental y estafa. En Madrid, Ciudad Real, Sevilla y Jaén se han detenido a otras 25 personas por los mismos delitos. Los detenidos han sido puestos en libertad con cargos, a excepción del máximo responsable de la organización que ha pasado a disposición del Juzgado de Instrucción número 4 de Córdoba.

La captación de los trabajadores la realizaba personalmente el "cabecilla" y tres intermediarios, en reuniones de tipo religioso, generalmente del mismo núcleo familiar. La investigación a principios del mes de enero de 2013, a raíz de una información facilitada por la Oficina de Extranjeros de Ciudad Real, en la que se daba cuenta de la posible existencia de una empresa ficticia, sin ninguna actividad laboral, que estaría regularizando en nuestro país de manera fraudulenta a inmigrantes de distintas nacionalidades.

Tras una investigación exhaustiva sobre la citada empresa, pudo comprobarse que carecía de cualquier actividad laboral, y que el único propósito de su propietario era lucrarse mediante distintos fraudes a la Tesorería de la Seguridad Social y a la normativa de regularización de extranjeros. El cabecilla de la organización, empresario de la construcción detenido, en colaboración con otras personas, dieron de alta en su empresa a más 75 trabajadores acumulando una deuda en la Seguridad Social que ronda los 800.000 euros.

De este modo, los investigadores calculan que, el dinero cobrado fraudulentamente por prestaciones por desempleo y ayudas familiares asciende a más de 180.000 euros.

El "Modus Operandi"

La forma en la que se llevaban a cabo los hechos comenzaba cuando el cabecilla de la organización creaba una empresa ficticia, con cuentas de cotización en diferentes provincias, con la única finalidad de obtener pingües beneficios económicos, que conseguía a través de los pagos mensuales que realizaban los trabajadores dados de alta en la Seguridad Social. Estos trabajadores, a su vez, se beneficiaban del cobro de las prestaciones sociales por desempleo de los fondos públicos, que realmente nunca habían generado; de la obtención de permisos de residencia a los que tampoco tenían derecho y, en una ocasión al menos, beneficios penitenciarios como el tercer grado.

Un gran número de los trabajadores detenidos no conocían personalmente al empresario, y los pagos por el alta en la Seguridad Social y contratos de trabajo lo realizaban mediante giros nominativos de correos.

El cabecilla de la organización no hacía efectivo el pago de las cuotas a la Seguridad Social, y su empresa no llevaba a cabo actividad laboral alguna, y transcurridos unos meses, los trabajadores eran despedidos, momento en que los mismos presentaban la documentación fraudulenta en los organismos oficiales para el cobro de las diferentes prestaciones

Etiquetas
stats