La delegación de la Junta también protesta por los PGE

Rafaela Crespín.

Rafaela Crespín cree que el Gobierno está alejado de la realidad de Córdoba y critica especialmente el descenso en las partidas de Fomento y Agricultura. La delegada del Gobierno ha llamado a "levantar la voz" y denunciar el trato del Gobierno de la nación a Córdoba con los Presupuestos Generales del Estado durante un análisis que ha realizado de los mismos en los que ha advertido de las consecuencias para nuestra tierra

y que "supone un nuevo castigo y un ataque frontal a Andalucía y muy especialmente a Córdoba, y sigue lastrando la generación de oportunidades, la creación de empleo de calidad y sectores económicos como la construcción".

Para Crespín "estos presupuestos desprotegen a las personas y algunos territorios y no apuestan por paliar el desempleo ya que desde 2011 hay en Andalucía 663.000 parados de larga duración más en Andalucía, 264.000 indefinidos menos y 98.700 contratos temporales

más, mientras la cobertura por desempleo ha caído 14,4 puntos y los empleos públicos, los pensionistas y los becarios van a seguir perdiendo poder adquisitivo".

"Pedimos a los diputados de Córdoba, a los partidos políticos que trabajen intensamente para defender los intereses y las necesidades de Córdoba y que el Gobierno rectifique estos presupuestos", ha expresado la delegada. Como ha denunciado Crespín, "los PGE

vuelven a discriminar a Andalucía y en concreto a Córdoba que se queda en el furgón de cola en cuanto a inversiones y apuesta por los proyectos fundamentales para el desarrollo socioeconómico de la misma".

Para la delegada, "el Gobierno de España ha quedado retratado con la aprobación de estos presupuestos que son más de lo mismo, generan incertidumbre, decepción, y muestran muy poco compromiso para avanzar en los grandes proyectos de Córdoba y favorecer la cohesión territorial, la igualdad de oportunidades y la solidaridad"

Durante su intervención, Crespín ha sostenido que "los presupuestos son más de lo mismo y representan, una vez más, el concepto de austeridad que sigue imponiendo el PP. El Gobierno central habla mucho de recuperación, pero es evidente que esa recuperación es solo para unos pocos y, desde luego, no para Andalucía ni para Córdoba".

Para la delegada del Gobierno,

"Rajoy presenta unos presupuestos que dan la espalda a la ciudadanía y que se traducen en más recaudación vía impuestos, van contra

los

trabajadores, clase media y pymes". Andalucía es la comunidad en la que más bajan las inversiones, en concreto un 36,6%.

Respecto a la Ronda sureste de Córdoba, Crespín denuncia que sólo se destinan 3,79 millones de euros, para pagar expropiaciones pero no aparece partida alguna

para la obra en sí. Además, "siguen relegados con escasa dotaciones propias de proyectos o estudios de consultoría, dos ejes viarios de gran peso en la planificación de la red viaria de la comunidad autónoma, como la Autovía A-81 (Granada-Córdoba-Badajoz), mediante la duplicación de la actual N-432".

Crespín no ha querido pasar por alto otros proyectos como la unión entre la N 437 y la A 431, que contaba con 4,7 millones en 2016 y en este contempla 200.000 o el

Museo Arqueológico de Córdoba, que reduce su aportación de un año a otro de 3 millones a 500.000 euros. El ramal AVE Almodóvar tampoco cuenta con financiación alguna, al igual que el tramo de la Cuesta del Espino.

Por todo ello, la delegada califica estas cuentas estatales

de

"decepcionantes que renuncian a trasladar la recuperación económica a las familias y que castigan a Andalucía, que no dan respuesta ni los problemas de la ciudadanía ni a los retos que tiene por delante la economía". Unos presupuestos que "llegan tarde, pero lo peor es que llegan mal y completan un ciclo que demuestra la utilización con fines partidistas de las cuentas públicas por parte del Partido Popular".

"El Ejecutivo central vuelve a

despreciar a Córdoba y Andalucía y demuestra que le interesa muy poco esta tierra y sus ciudadanos y ciudadanas y que una vez conseguido el Gobierno vuelve a actuar de manera autoritaria e insensible, alejado de la realidad y las necesidades y problemáticas de los diferentes territorios", concluye Crespín.

Etiquetas
stats