Córdoba tiene un salón de juegos por cada 9.221 habitantes

Protesta contra las salas de juego en el Sector Sur | ÁLEX GALLEGOS

Los salones de juego y casas de apuestas deportivas han crecido desde el inicio de 2018 hasta noviembre de este año un 17% en Andalucía, tras pasar de 746 a 876, con Huelva como la provincia que acapara el mayor número de estos locales por habitante, con 4.333 personas por cada uno.

Según los datos aportados a Europa Press por la Consejería de Hacienda, Industria y Energía de la Junta de Andalucía, y relacionados con los datos de población del Instituto Nacional de Estadística (INE), Andalucía tiene un salón de juego por cada 9.619 habitantes --876 salones en total--, una media que reducen cuatro provincias: Córdoba, que toca a 9.221 personas por cada uno --85 salones--; Málaga, con 8.222 personas de media --202 salones--; Almería, con 8.207 personas --86 salones--; y la ya citada Huelva que, para su población, está muy distanciada de las demás, con 121 salones.

Con una densidad menor se encuentran Sevilla, con 10.048 personas de media --194 salones--; Jaén, con 13.163 personas --48 salones--; Cádiz, con 14.364 personas --87 salones--; y Granada como la que menor aglomeración de este tipo de locales experimenta, con 17.347 personas por cada uno de los 53 salones instalados en la provincia.

La Consejería aclara que de los 876 salones de juego asentados en Andalucía, para realizar apuestas deportivas, una modalidad de juego de azar que está proliferando mucho en los últimos años, están autorizados 857.

Además, en la región hay en la actualidad seis casinos, tras la reciente apertura de uno nuevo en Monachil (Granada), seis tiendas de apuestas y 35 salas de bingo.

La provincia que más ha crecido en salones de juego en este año y once meses es Sevilla, después de que se hayan abierto 36 establecimientos nuevos.

La regulación de las apuestas deportivas presenciales en Andalucía comenzó a aplicarse en septiembre de 2017, tras la aprobación del Decreto 144/2017, de 5 de septiembre, si bien la mayoría de salones de juego implantaron sus terminales en 2018.

La Junta concreta que el gasto real en apuestas deportivas presenciales, es decir, en terminales instalados en salones de juego, bingos y casinos, por habitante de Andalucía mayor de edad se situó en 3,14 euros en 2018.

En la comunidad autónoma, lo que se está denominando como casas de apuestas son los tradicionales salones de juego que, junto con las salas de bingo y casinos, pueden alojar en su respectiva oferta de juego también la instalación física de terminales de apuestas de esas plataformas. Por otro lado, la regulación recoge otro tipo de locales denominados tiendas de apuestas.

Por tanto, la regulación de las tiendas de apuestas y de los salones de juego son diferentes. Las tiendas de apuestas se rigen por el artículo 22 y siguientes del propio Reglamento de Apuestas de la Comunidad Autónoma de Andalucía (Decreto 144/2017, de 5 de septiembre), mientras que los salones de juego, salas de bingos y casinos de juego se rigen por sus respectivos Reglamentos (Decreto 250/2005, de 22 de noviembre para los salones de juego, Decreto 65/2008, de 26 de febrero para el bingo y Decreto 229/1988, de 31 de mayo para los casinos), así como por el artículo 21 del Reglamento de Apuestas de la Comunidad Autónoma de Andalucía.

Modificación de normas para regular al sector

La expansión del sector del juego y las apuestas ha generado protestas vecinales en varias capitales españolas. Este octubre, hasta 168 organizaciones sociales, políticas y sindicales participaron en una manifestación en Madrid contra la proliferación de estos locales bajo el lema #ApuestaPorTuBarrio, que tuvo su réplica en otras ciudades como La Coruña, Cartagena (Murcia) y Algeciras (Cádiz).

En este contexto, Madrid y Navarra han anunciado recientemente la suspensión temporal de la concesión de nuevas licencias de apertura de locales de juegos colectivos de dinero y azar, salones de juego y específicos de apuestas, mientras estudian un cambio normativo sobre la planificación de esta actividad.

Entre los límites al juego que las autonomías están aprobando, destacan las distancias mínimas entre locales, y respecto a centros educativos; y nuevos controles de acceso, fundamentalmente, para evitar que los menores edad puedan entrar en ellos, una tradicional demanda de las asociaciones de consumidores y usuarios.

En la actualidad, en la Comunidad de Madrid existen 678 puntos de juego (cuatro casinos, 171 locales de apuestas, 470 salones de juego y 33 bingos). Desde 2014, cuando había 76 casas de apuestas registradas, este tipo de establecimientos ha aumentado un 125 por ciento, según dijo la presidenta regional, Isabel Díaz Ayuso, cuando anunció la suspensión de la concesión de licencias el martes.

En Navarra hay 62 locales (50 salones de juego, nueve de apuestas y tres salas de bingo). La distancia obligatoria que debe existir entre ellos se recoge en el Decreto Foral 181/1990, de 31 de julio y la fija en 400 metros.

En La Rioja esta semana se ha anunciado también la planificación de un acuerdo, con una duración prevista de máximo seis meses, de las autorizaciones de salones de juego y tiendas de apuestas, como medida previa a la Ley de Medidas Fiscales y Administrativas para 2020. Según detalló el Ejecutivo, el número de autorizaciones de salones de juego se limitará a un máximo de 34, y el de tiendas de apuestas a ocho.

Desde el Gobierno de Murcia, han indicado a Europa Press que en la región hay un casino, cinco bingos, 363 salones de juego (356 de ellos con terminales de apuestas y siete sólo de juego), y cinco locales específicos de apuestas --sin máquinas de juego--, y han recordado que el Ejecutivo inició en septiembre de 2018 la modificación de la normativa, momento desde el que está suspendida la concesión de licencias.

En Canarias, donde hay autorizados 359 locales de juego, está previsto impulsar un nuevo Decreto de Planificación de juegos y apuestas, así como una modificación de la Ley 8/2010, de 15 de julio (BOC Nº 146, de 27/07/2010), de los Juegos y Apuestas. En la actualidad, las distancias mínimas entre locales varían en función del tipo: bingo (750 metros), salones de juego (200 metros por norma general y 75 si se sitúan en la misma planta de un centro comercial.

Igualmente, Extremadura dio luz verde en febrero al decreto ley para el Fomento del Juego Responsable, que modificaba una norma de 1998 y, entre otros aspectos, establece una distancia mínima de 300 metros entre las casas de apuestas y escuelas, prohíbe el acceso al juego a menores, personas inscritas en el registro de limitaciones de acceso y a los colectivos implicados en los eventos deportivos sobre los que se realice la apuesta, y se establece un régimen de sanciones.

En Castilla y León, donde se estima que hay un centenar de casas de apuestas, la Junta modificó la Ley del Juego en septiembre de 2018, de modo que igualó a 100 metros la que debe separar los locales de juego a centros escolares y a 300 metros la distancia que deben guardar entre sí; y se estableció un control de acceso, con previa identificación personal y bloqueo de aparatos, cuando se pretenda jugar a máquinas con premios de importe superior a las máquinas instaladas en hostelería y a las apuestas, evitando con ello el juego de los menores de edad y de las personas que lo tienen prohibido.

Por su parte, en Baleares se contabilizan 149 salones de juego con máquinas tipo 'B' y cuatro casinos. Allí, el Gobierno regional anunció en septiembre su intención de regular la proliferación de casas de apuestas e implantar herramientas tecnológicas que ayuden a la vigilancia y a la protección de población de riesgo, también en el juego 'on line'.

Etiquetas
stats