“Córdoba debe ser el centro del humanismo”

Un grupo de turistas observa los restos arqueológicos bajo el suelo de la Mezquita | MADERO CUBERO
Viguera y Alcantud defienden el "capital simbólico" de la ciudad | Tercera jornada del Axerquía Fest en la Biblioteca de Al Andalus

Los mitos y realidades de Al Andalus y su proyección contemporánea como símbolo de convivencia intercultural centraron el debate de dos prestigiosos especialistas en la tercera jornada del Axerquía Fest, uno de los programas complementarios del I Congreso Internacional Halal que reúne en Córdoba a decenas de expertos en finanzas islámicas. La mesa redonda fue presentada por Isabel Romero, directora del Instituto Halal, y moderada por la periodista Marta Jiménez.

La catedrática de Estudios Árabes María Jesús Viguera y el profesor de Antropología José Antonio González Alcantud coincidieron en la necesidad de aprovechar el enorme "capital simbólico" que posee Córdoba en todo el mundo. "El humanismo tiene que tener futuro y Córdoba debe ser el centro", declaró Viguera en alusión a una de las formulaciones del pensador Ramin Jahanbegloo. "Córdoba es un punto de referencia", abundó, "un eslogan útil para la convivencia".

Ambos reflexionaron largamente sobre los mitos y realidades que rodean la evocación histórica de Al Andalus como escenario de tolerancia entre las tres religiones monoteístas. Mientras Alcantud defendió que Al Andalus es ejemplo de lo que llamó "mito bueno" pese a las numerosas persecuciones religiosas que se produjeron, Viguera sostuvo que la Córdoba omeya desarrolló una ordenación jurídica de "protección o dimma" a judíos y musulmanes como no se produjo en otras latitudes coetáneas.

"Los judíos y los cristianos podían conservar sus costumbres y mantener su estructura y sus autoridades siempre que se sometieran al estado islámico y no incumplieran las condiciones del pacto a cambio de un tipo de impuestos", explicó María Jesús Viguera, experta en Al Andalus y miembro de la Fundación Paradigma Córdoba. "Donde no se aplicó el pacto de "dimma" la tolerancia era mucho menor", agregó. Hay abundante documentación que indica que judíos, cristianos y musulmanes compartían en Córdoba los mismos barrios y no vivían en guetos separados, según argumentó Viguera.

En opinión de Alcantud, "Al Andalus despierta mucha positividad pero el mito no se puede confundir con la historia. Aquí hubo persecuciones y pogromos", declaró. En todo caso, admitió que el "modelo andalusí es bastante heterodoxo y es aún un fenómeno a explorar". "No hace falta

acudir a los defensores del multiculturalismo, cuya formulación proviene de Canadá o EEUU", reflexionó.

Sobre la irrupción de las primaveras árabes que han convulsionado el flanco sur del Mediterráneo, ni Alcantud ni Viguera creen que el espejo andalusí haya servido de modelo en modo alguno. "Lo que sí hay es una pulsión de libertad, que no es ajena a la igualitaria sociedad árabe", manifestó el catedrático de Antropología de la Universidad de Granada, quien se mostró muy expeditivo con el "yihadismo", una corriente "herética tan dogmática que no sabe nada de teología".

Precisamente, ambos expertos se refirieron al crecimiento del "miedo europeo al islam" derivado del incremento de la violencia de naturaleza yihadista. "El miedo es una construcción mental ante el otro. Y como todos los miedos es irracional", consideró Viguera. Para Alcantud, el islam "es un enemigo ficticio, fantasmático". Aunque precisó: "No creo que haya islamofobia como concepto genérico. En Europa, más bien, somos "maurofóbicos", y eso hay que resolverlo a través de las políticas del renococimiento", concluyó.

Etiquetas
stats