Córdoba cerró 2019 con los peores datos de muertos en carretera de los últimos años

Tráfico en Córdoba | MADERO CUBERO

La provincia de Córdoba cerró el año pasado con los peores datos de siniestralidad mortal en carretera de los últimos ejercicios. Según el balance de siniestralidad que ha difundido la Dirección General de Tráfico (DGT), 38 personas perdieron la vida en las carreteras cordobesas durante el año 2019.

Estos datos son peores que los de 2018 y 2017. Así, hace dos ejercicios en Córdoba hubo 34 muertos en carretera, por los 37 que se registraron el año anterior.

Esta accidentalidad se ha producido en un escenario en el que los desplazamientos han aumentado un 2% respecto a 2018, y un 6,7% respecto a 2009; el parque de vehículos ha aumentado un 1,8% en la provincia, situándonos en 605.939 vehículos (datos de octubre 2019) y el censo de conductores ha crecido un 1,24 %, situándonos en 474.259 conductores (datos de noviembre de 2019).

Datos nacionales

El año pasado perdieron la vida en accidentes de tráfico en España 1.755 personas, según el balance definitivo de la Dirección General de Tráfico. Esta cifra incluye las personas fallecidas en vías interurbanas y urbanas durante los 30 días posteriores a la ocurrencia del accidente.

El número de personas fallecidas disminuyó un 3% respecto a 2018, si bien la evolución ha sido muy diferente dentro y fuera de las ciudades. En vías urbanas, se produjeron 519 fallecimientos, un 6% más que en 2018. Por el contrario, en vías interurbanas se produjeron 1.236 fallecimientos, un 6% menos que en 2018, aunque también aquí pueden observarse diferencias entre las carreteras convencionales, donde las víctimas mortales disminuyeron un 10%, y las autopistas y autovías, que registraron un aumento del 5%. El número de personas fallecidas en carreteras convencionales se situó por primera vez por debajo de 900 víctimas. Cabe recordar que el 29 de enero de 2019 entró en vigor la reducción del límite de velocidad de 100km/h a 90km/h en toda la red de vías convencionales.

Las ciudades supusieron un 30% de todos los fallecimientos, el porcentaje más alto desde que se dispone de registros.

Etiquetas
stats