Conversaciones y alguna copa en una taberna diferente

Taberna La Trabajadera | TONI BLANCO
Desde hace más de dos décadas, La Trabajadera mantiene el ambiente cofrade durante todo el año, también con ciclos de conferencias o conciertos de marchas procesionales

Las paredes están llenas de fotografías. En algunas, aparecen imágenes de misterios y palios en plena estación de penitencia. En otras, cuadrillas de costaleros junto a su capataz. El mismo que hace más de dos décadas decidió abrir las puertas de este lugar. También hay carteles y otros recuerdos, como un cuadro en que se exponen medallas de diferentes hermandades. Unas pocas escaleras conducen a un salón en otra altura, en que se repite la colección que en la primera estancia. A la derecha se encuentra la barra, que guarda consonancia con el resto del establecimiento. Y justo a la entrada, aparece la figura de un señor en un azulejo. Es Manuel Santiago, una de las instituciones de la Semana Santa sevillana. Uno puede acudir a tomar un refresco o una copa y conversar con amigos, como en cualquier otro bar o taberna. Pero este rincón es diferente. Se mueve en el ambiente cofrade.

Se encuentra en la calle Alfaros, a unos metros de Capitulares. El nombre no puede ser otro que La Trabajadera, ese travesaño que existe bajo cada paso para que el costalero pueda sustentarlo. Al fin y al cabo, el dueño del local conoce a la perfección ese mundo. Es Luis Miguel Carrión Curro quien lo regenta desde el 22 de diciembre de 1990. Casi un cuarto de siglo tiene a sus espaldas una taberna que además desarrolla otras actividades más allá que la de ser punto de encuentro de cofrades, y quizá también de los que no lo son tanto. Entre ellos, se encuentra su famosa tertulia, que cumple también más de dos décadas. Exactamente, son 23 años los que se lleva celebrando de forma periódica. Esto “es una cosa de amigos”, según cuenta el propio dueño.

Ciclos de conferencias o conciertos de agrupaciones y bandas de música son otras de las iniciativas que desarrolla La Trabajadera, que cuenta con cartel propio para cada Semana Santa. En definitiva, todo gira en este lugar en torno al mundo cofrade. No es la única taberna de este tipo en la ciudad, puesto que en Ronda la Manca está El Madero y en el Campo de la Verdad, muy cerca de la iglesia desde la que realizan su estación de penitencia Vera Cruz y Descendimiento, se encuentra la Tertulia La Igualá. Con todo, es el más veterano punto de encuentro de este tipo, en que no resulta nada extraño ver, por ejemplo, a costaleros que comparten un tiempo de ocio tras algún ensayo.

Cada uno de sus rincones destila el sabor de la taberna cordobesa, aunque con ese toque diferenciador de marcado ambiente cofrade. Es una forma de mantener durante todo el año la llama de la Semana Santa para quienes la viven. Las conversaciones se entremezclan y tiene sus días de bulla. Estos llegan sobre todo en tiempo de Cuaresma, si bien las actividades que desarrolla el establecimiento se inician a partir de octubre. Aunque toman fuerza cuando más cercana está la festividad. Sea como fuere, no deja de ser uno de esos lugares en que cualquier momento sirve de excusa para dedicar unos minutos a amigos y conocidos, para tomar algo y también para vivir en un ambiente que no necesita de una temporada concreta.

Etiquetas
stats