Control de aforo y puestos por turnos: los vendedores ambulantes esperan reactivar los mercadillos

Mercadillo de Las Setas en Córdoba | TONI BLANCO

Los mercadillos echaron el cierre con la declaración del estado de alarma por la pandemia del coronavirus como el resto de los negocios. Ahora, cuando se vislumbra un plan de desescalada para la actividad laboral y para la población en general, los vendedores ambulantes reclaman que se tenga en cuenta su sector para poder reactivar los mercadillos cuando sea posible, con las medidas de prevención necesarias.

Desde la Asociación de Comerciantes Ambulantes de Córdoba (Acamcor), su presidente, Juan Fernández, explica a este periódico que aún no tienen una fecha ni el modo en que podrán retomar su actividad, pero insiste en que esperan noticias del Ayuntamiento de Córdoba que les ha comunicado que incluirán su situación en el Plan de Choque que prepara el Consistorio.

Los vendedores ambulantes ya piensan en propuestas de control de aforo de los mercadillos: “Se puede instalar una entrada y una salida y controlar el aforo”, explica Fernández, que también pide la colaboración de la Policía Local, llegado el momento, para ese control del número de personas que podrían estar comprando en los puestos.

La distancia social parece la medida más complicada de llevar a cabo en un mercadillo a la antigua usanza, pero el control de aforo puede contribuir a ello y, además, “en nuestra actividad al aire libre parece que hay menos posibilidades de contagio que en un local cerrado”, pone de relieve como punto positivo el presidente de los vendedores ambulantes.

Las medidas higiénicas también se tendrán que incorporar a esta actividad y, además, Fernández cuestiona que, “si solo se pueden habilitar un 25% o 30% de los puestos, habrá que establecer unos turnos” para ello y, sobre todo, contemplar “ayudas para que ninguna familia se quede atrás”, reclama. “Si un puesto solo va a poder instalarse cada dos o tres semanas, necesitamos ayuda. Si ya antes un día perdido de lluvia nos fastidiaba...”, reflexiona.

Género comprado que no podrán vender ahora

Porque son cerca de 5.000 las familias que viven en Córdoba de la venta ambulante y, en estas semanas del estado de alarma, “muchas lo están pasando muy mal. El 95% de los vendedores, por no decir el 99%, tenían comprado ya el género de la temporada. Eso era todo su poder adquisitivo. Y ese género ya no les servirá ahora. Algunos están en quiebra, porque muchos viven al día. Han tenido que recurrir a ayudas de alimentos”, explica sobre la situación vivida durante el estado de alarma.

Por eso, pide que en los planes previstos por las autoridades se tenga en cuenta al sector. “Nos consta que el Ayuntamiento va a incluirnos en el Plan de Choque”, confía. “Necesitamos ayudas para retomar nuestra actividad”, insiste para apuntar a posibles rebajas de impuestos o tasas, además de ayudas para poner en marcha de nuevo los mercadillos. “El Ayuntamiento no puede dejar a ninguna familia en el camino”.

“Hasta ahora no se había hablado de la situación de la venta ambulante. Ahora parece que ya se nos está haciendo un poquito de caso. El Gobierno nos ha tenido un poquito en cuenta, el Ayuntamiento nos incluirá en el Plan de Choque...”, dice Fernández para señalar la necesidad imperiosa de que las administraciones establezcan las condiciones y ayudas para que puedan retomar su actividad en el momento que sea posible.

Etiquetas
stats