Un concejal denuncia que le obligan “a dimitir por motivos personales”

El concejal dimitido, en una imagen de su Facebook.

Alfonso Gálvez Carmona era hasta este miércoles concejal de Cultura del Ayuntamiento de La Carlota por el PSOE. Este miércoles, el edil anunció a través de su cuenta personal de Facebook que “me obligan a dimitir por motivos personales”, según exponía en una extensa nota donde hacía pública su situación.

“Estoy totalmente bloqueado, cuando los motivos que me han dado son que soy mal gestor y mal organizador”, asegura en una publicación que ha sido compartida 240 veces y que ha recibido más de medio millar de comentarios, la mayoría de apoyo. “No sé por dónde vienen los tiros, aún más si cabe cuando me afirman que esto viene de largo, cosa de la que me acabo de dar cuenta por tonto, ya que creo que lo único a lo que me he dedicado, por encima de todo, ha sido a trabajar para intentar mejorar el pueblo y sus diez aldeas, sin importarme ni siquiera las horas”, agrega en su muro de Facebook.

“He representado a nuestro pueblo y sus aldeas en cualquier lugar a donde me han mandado, incluso a los que nadie quería ir. Solo he intentado hacer mi trabajo, en la mayoría de las ocasiones de lunes a domingo, representando y atendiendo a tod@s, sin importarme el color político, sino la persona. He querido recuperar las tradiciones y acrecentar las que ya teníamos... Pero al final... me echan por trabajar”, asegura. “Mi lealtad a mi superior ha hecho que incluso defendiera alguna vez asuntos que no me parecían bien, haciendo con esto la piña que creo que en todos sitios debe haber”, lamenta, asegurando que siempre ha respetado la disciplina de partido.

“Solo espero y deseo con todas mis fuerzas que La Carlota y sus aldeas sigan brillando. Mis asociaciones a las que llevo por gala, mis hermandades (porque se puede ser socialista y creyente), la gente a la que saludo y me saluda, e incluso a los que no caiga bien, sigan moviéndose, ya que en mí siempre encontrarán apoyo como antes de ser concejal”, insiste.

“He hecho lo que creía que tenía que hacer, estar en un puesto para trabajar por un pueblo y sus aldeas, mientras tanto preparaban el cuchillo para cortarme el cuello”, considera, al tiempo que expone que decidieron “aconsejarme que no hiciera ruido”, algo “que no me parece justo para nada”. “Vuelve a ganar el lado oscuro”, acaba.

Etiquetas
stats