Comienza la batalla contra el mejillón cebra

La presidenta de la Diputación junto con los investigadores.
La Diputación y la Confederación Hidrográfica del Guadalquivir intentarán poner en marcha un sistema de detención y evolución de este bivalvo en el bajo Genil

El proyecto se hará extensible, además, a los embalses próximos y diversas infraestructuras hidráulicas. Este es el objetivo del convenio de colaboración firmado entre la Institución Provincial y la Confederación Hidrográfica del Guadalquivir, CHG. Este paso servirá para desarrollar un sistema de alerta, detención precoz y evolución de la especie invasora en el bajo Genil y en los embalses próximos. La presidenta de la Diputación, María Luisa Ceballos, ha hecho hincapié en que “este acuerdo es fundamental para combatir esta especie de indiscutible peligro para las infraestructuras de suministro de agua”.

Además, Ceballos ha explicado que ‘este acuerdo tendrá una especial importancia para EMPROACSA, ya que supone un estándar de calidad el hecho de que la Confederación Hidrográfica firme aportando los medios técnicos y humanos con una empresa de la Diputación de Córdoba. “Trabajaremos con la Confederación en todo lo que supone la investigación del mejillón cebra, uno de los grandes problemas que tenemos en todas las cuencas y canalizaciones de los embalses”.

Por su parte, el presidente de la CHG, Manuel Romero, ha anunciado que “el mejillón cebra se ha localizado en uno de los embalses más importantes de la cuenca del Guadalquivir, el de Iznájar. Por lo que hemos decidido firmar este convenio, para  tres años, con una dotación presupuestaria total de 160.000 euros, para estudiar, localizar y hacer una campaña de divulgación, para hacer prácticas que no contribuyan a la proliferación de esta especie, que lo que hace es obstruir los sistemas de riego y canales de agua y mermar la calidad de la misma”. Considera prioritaria “la realización de acciones para el control de dicha especie, dado que su invasión puede dar lugar a nefastas consecuencias de carácter ambiental y económico. 

Para la consecución y la puesta en marcha de este convenio, se establecerán puntos de control de la especie; análisis físico-químico y biológico; y caracterización térmica de los embalses, un estudio de la Termoclima. Así, y con la intención de tener una acción de mayor extensión territorial, se pondrán en marcha las acciones en el bajo Genil, tramo comprendido desde el Embalse de Iznájar hasta la desembocadura en el Guadalquivir; también en los

embalses donde EMPROACSA capta agua, es decir, en Iznájar, Martín Gonzalo, Sierra Boyera y Puente Nuevo.

Igualmente se desarrollará en los embalses próximos, como los de Malpasillo, Cordobilla, EL Judío, Peñaflor, Vadomojón, Guadalnuño, Retortillo, Bembézar, Derivación de El Retortillo, Derivación de Bembézar, José Torán, La Breña II, Arenoso, San Rafael de Navallana, Guadalmellato y Víboras; además de en el Canal Genil-Cabra y del Bajo-Guadalquivir. Es muy importante el valor de este proyecto debido a

las consecuencias que acarrea el mejillón cebra y que afectan gravemente a las infraestructuras de los sistemas de abastecimiento y riego, que se obstruyen debido a su rápida proliferación

Etiquetas
stats