La clase media se sienta en los comedores sociales

FOTO: MADERO CUBERO
Cajasur financia con más de 23.000 euros la remodelación del comedor social de los Trinitarios

Antonia es una religiosa trinitaria que lleva 24 años atendidendo a las personas que se acercan al antiguo comedor de transeúntes que su orden tiene en el Marrubial. Antiguo porque el centro San Juan Bautista de la Concepción ya no atiende solo a los mendigos o sin techo que circulan por la ciudad, sino que se ha convertido en un auténtico comedor social que sirve de último refugio a trabajadores de todas clases que han perdido su empleo y no alcanzan a alimentarse.

“Es el peor momento que he vivido. Ahora, las personas que vienen son personas que se han quedado sin trabajo, sin piso y sin nada. Antes venían pobres que dormían en la calle. Pero ahora vienen personas procedentes de ambientes normalizados que se han quedado sin trabajo y que...”. Antonia apenas si acaba la frase. Todos entienden lo que dice.

La demanda de usuarios ha subido exponencialmente. “Desde el año 2008 empezó a multiplicarse el número de usuarios. Si 2007 se cerró con una asistencia de unos 700 usuarios distintos, el año siguientes e cerró con más de 1.600 personas diferentes asistidas. Desde entonces, el número ha ido bajando y subiendo, pero siempre hablando de cifras superiores a 1.100 y 1.200 usuarios anuales”, señala Eduardo García, director del centro.

2012 comenzó con una afluencia bastante fuerte en enero y febrero. “Y aunque luego bajó un poquito, tras el verano ha vuelto a subir de forma bastante considerable, no sabemos si porque se están agotando las prestaciones”. El centro está ahora en una media de 90 a 100 personas, “que es un número bastante significativo”. En paralelo al número de usuarios, ha crecido el de voluntarios que les atienden, superando los 70. De ellos, cuatro llevan ayudando desde que se fundó el comedor.

El comedor se financia de donaciones públicas y privadas. Tras un año de paréntesis, debido a la compra de Cajasur por parte de BBK, la entidad financiera ha vuelto a apoyar el trabajo de la institución. La firma ha subvencionado con 23.186 euros la reforma de las instalaciones y la mejora de las duchas, que han sido totalmente renovadas y aumentadas de cuatro a cinco.

Los servicios de ducha se desarrollan los lunes, los miércoles y los viernes, de 10.00 a 12.30. Esos días se forman colas desde las 8.00 en la puerta del servicio para poder coger la vez. Esos tres días se da un desayuno y se ofrece un servicio de ropero. El comedor está ofreciendo más de 40 servicios diarios de ducha y ropero.

“Por contra, hay administraciones, como la Junta de Andalucía, que tienen más dificultades para abonar sus ayudas y se están recibiendo con retraso las subvenciones. ”Además, en el conjunto de las administraciones han reducido sus partidas en torno al 20%, si bien algunas lo han mantenido y aumentado un poquito“, termina García.

Etiquetas
stats