La CHG abre los pantanos ante la previsión de fuertes lluvias

.
El río supera por primera vez desde noviembre los cinco metros de altura en Alcolea por el desembalse de San Rafael de Navallana

La Confederación Hidrográfica del Guadalquivir (CHG) tiene ya poco margen de maniobra porque la mayoría de los pantanos de la cuenca están llenos. Pero intenta ganar tiempo ante la inminente llegada mañana de un nuevo temporal de lluvias intensas, según las previsiones meteorológicas. Por eso, fuentes de la Confederación han precisado que en las últimas horas se han abierto las compuertas de varios pantanos con la intención de poder ganar algo de margen de maniobra ante la llegada de las lluvias y controlar el cauce.

Por eso, el Guadalquivir acaba de superar a las 14.00 los cinco metros de altura en el azud de Alcolea, según la medición del Sistema Automatizado de Información Hidrológica (SAIH) del Guadalquivir. A la misma hora, San Rafael de Navallana soltaba más de 350 metros cúbicos de agua por segundo y reducía su nivel hasta el 98,8%. Este desembalse ha provocado una crecida del Guadalquivir a su paso por Córdoba, que lleva ya entre 1.300 y 1.400 metros cúbicos por segundo, muy cerca de la inundación.

Protección Civil y Policía Local vigilan las riberas en las zonas inundables. En el entorno del aeropuerto, los parcelistas están en contacto directo con la Confederación, que ya les ha avisado de esta suelta preventiva y que les ha dicho que el limite para que se desborde el río oscila precisamente entre los 5 y los 5,20 metros de altura en Alcolea.

Por otra parte, fuentes de la CHG han precisado que habrá una enorme diferencia entre si las lluvias de mañana se producen con mayor intensidad por la mañana o por la tarde. Si es más tarde, los ingenieros ganarían tiempo para intentar retener la mayor cantidad de agua posible. Pero reconocen que “ya no nos cabe más agua” y si llueve mucho, poco podrán hacer.

Etiquetas
stats