CCOO pide acabar con la precariedad de los profesionales del SAS, los últimos de España en salario

Concentración del personal del SAS en el Reina Sofía contra los recortes de personal | ALEX GALLEGOS

El Sindicato Provincial de Sanidad y Sectores Sociosanitarios de CCOO de Córdoba denuncia que los profesionales del Servicio Andaluz de Salud (SAS) son de los peores pagados de las 17 comunidades autónomas, lo que para el secretario General de dicho sindicato, José Damas, explica que “muchos de ellos se unan a la fuga masiva de profesionales especialistas sanitarios.

En un comunicado, Damas ha criticado sobre todo “los bajos salarios y la escasa estabilidad laboral, con pocos y cortos contratos, que es lo que ofrece el SAS”. “Esto hace que muchos profesionales especialistas migren a otras comunidades o países de la unión europea buscando una estabilidad laboral y unos salarios dignos”, lamenta.

“En CCOO nos vemos obligados, una vez más, a denunciar la insostenible y pésima situación de precariedad laboral y retributiva que sufren los profesionales de la sanidad pública por la pésima gestión de nuestros políticos, a los que exigimos, una apuesta firme y decidida por una sanidad pública, gratuita y universal, con unos tiempos de respuesta asistencial dignos para la salud de la ciudadanía y, a su vez, que se mejoren las retribuciones

y la estabilidad laboral para evitar la fuga de profesionales, que tanto nos cuesta a los españoles formar en nuestras universidades y centros de formación profesional“, reclamó Damas.

Para Damas, “es necesario un cambio radical en el sistema sanitario público de Andalucía, partiendo de una reforma integral que pide a gritos nuestra Atención Primaria, y un nuevo plan de salud andaluz que garantice unas condiciones retributivas y de estabilidad laboral para que se dignifique nuestra plantilla de profesionales y la ponga, al menos, por encima de la media estatal, esto, además, permitiría dar a la ciudadanía una asistencia sanitaria de calidad con unos tiempos de respuesta mínimos y garantizados, sin que tengan que recurrir a la atención sanitaria privada por las interminables listas de espera

en la en la sanidad pública“.

La falta de profesionales médicos especialistas en bolsa de trabajo, las jubilaciones que en los próximos años se prevén de forma masiva -hasta un tercio de los profesionales médicos esperan en pocos años su jubilación-, las pésimas condiciones retributivas en el SAS y la falta de presupuesto adecuado para contrataciones hace que el panorama sanitario público vaticine un diagnóstico de “parada asistencial pública” en un futuro inmediato, augura CCOO.

Por ello, el sindicato pide a la Junta de Andalucía una negociación “seria y ambiciosa”, para dar respuesta al “preocupante estado de salud de nuestro sistema sanitario”, dice el responsable sindical quien recuerda que el último acuerdo global en el SAS fue para el periodo 2006-2008, y “aunque se han recuperado algunos de los derechos y retribuciones perdidos en los años de crisis, aún seguimos en Andalucía en los últimos puestos de cola de las comunidades autónomas y, por tanto, siendo de los que peores salarios tienen de toda España”, insiste.

Para CCOO, es prioritario que desde primeros del próximo 2020 se cumpla con los acuerdos de julio de 2018, donde se acordó la implantación y desarrollo de Carrera Profesional para todos los profesionales, además de hacerla extensiva al personal interino por derecho reconocido en multitud de sentencias. En cuanto a retribuciones, proponemos un acuerdo que durante esta legislatura política garantice salir del vagón de cola y que, al menos en los próximos años, superemos la media de las retribuciones del sistema nacional de salud.

Asimismo, desde CCOO se demanda garantizar un plan de sustituciones, que de una vez se visualice en los centros hospitalarios y de salud, de forma que acabe con el desgaste y cansancio que actualmente están sufriendo los profesionales de la sanidad pública. En cuanto al Complemento de Rendimiento Profesional (CRP), CCOO considera que es un complemento discriminatorio, desmotivador y creado para enriquecer a directivos y jefes de unidades de gestión clínica (UCG), y que no es admisible que existan diferencias retributivas entre profesionales de este complemento salarial de hasta 2.500%, es decir un celador pude percibir anualmente 534 euros y un Director de UCG 13.327 euros, por lo que proponemos una revisión de esta masa salarial y su inclusión en el complemento específico.

Etiquetas
stats