CCOO denuncia la precariedad laboral de las monitoras de comedor

Un estudio de la Federación de Servicios de CCOO de Andalucía pone de manifiesto las irregularidades en la contratación

Un estudio realizado por la Federación de Servicios de CCOO de Andalucía entre más del 60% de los comedores escolares de la comunidad autónoma pone de manifiesto la situación irregular de las trabajadoras y trabajadores, que sufren un alto índice de precariedad, en parte, derivado de las condiciones de contratación de la Junta de Andalucía.

Así, el estudio constata que las condiciones que requiere la propia Junta a la hora de contratar a las empresas de catering para gestionar los comedores de los centros escolares públicos favorecen las irregularidades en la contratación ya que confunde la estacionalidad con la temporalidad. De hecho, según el sindicato, al repetirse el servicio año tras año, las trabajadoras y trabajadores deben ser fijos discontinuos y no temporales.

A la temporalidad se une la parcialidad de los contratos, con jornadas que oscilan entre la hora y dos horas y media de duración,  detectándose, incluso, contratos de 20 minutos.

Otro de los problemas que derivan de las condiciones de la Junta es la sobrecarga de trabajo de las monitoras, que en el caso de la etapa de Infantil, deben atender cada una hasta 25 niños, 35 en el caso de Primaria, lo que hace más que complicado atender a los más pequeños con la atención que requieren.

En el caso de Córdoba, el servicio de comedor escolar se cubre con cuatro empresas que sirven 15.891 menús diarios en 170 comedores, la gran mayoría, 163, de Infantil y Primaria, de los que 45 son de gestión directa. Las cuatro empresas que operan en la provincia dan empleo a más de 600 trabajadoras y trabajadores, si bien es un número insuficiente para ofrecer un servicio de calidad.

CCOO denuncia que la principal de las cuatro empresas que prestan este servicio en Córdoba, comete diversas irregularidades en lo que se refiere al cumplimiento de las ratios establecidas por la Junta a lo que se suma el impago de nóminas a parte de sus más de 430 trabajadoras y trabajadores, a quienes a 12 de octubre no se les ha abonado el salario de septiembre.

Teniendo en cuenta la parcialidad y temporalidad de los contratos se hace patente las dificultades que padecen estas trabajadoras, remarca el sindicato,  para quien la externalización de los comedores escolares ha traido una mercantilización del servicio.

Por ello, insiste CCOO, la Junta debe regular las condiciones laborales para evitar distintos marcos legales, discriminación y desregulación laboral y precariedad. En este sentido, la organización sindical hace hincapié en que la atención mejor o peor depende de la regulación adecuada y que hay que homogeneizar el sector y establecer como jornada mínima dos horas, así como respetar el derecho de subrogación y que las condiciones del concurso favorezca la calidad.

Etiquetas
stats