Carmen Calvo, una cordobesa en la senda del artículo 155 que interviene a Cataluña

Carmen Calvo, con pantalones blancos, en un encuentro socialista en septiembre | TONI BLANCO

Un Consejo de Ministros extraordinario aprueba este sábado una medida histórica: la aplicación por primera vez del artículo 155 de la Constitución. Un pasaje que, en esencia, permite la intervención por parte del Estado de un Gobierno autonómico. La Generalitat de Cataluña, que mantiene un pulso secesionista sin precedentes, va a tener el honor de servir de conejillo de indias en una tramitación que no tiene equivalente tampoco en ningún país de la Unión Europea.

La cordobesa Carmen Calvo, histórica socialista que ocupa la secretaría de Igualdad en la Ejecutiva Federal del PSOE, ha formado parte del tortuoso tramo final de la crisis catalana. Esta catedrática de Derecho Constitucional en la Universidad de Córdoba recibió de su partido el encargo de negociar cómo implementará el Gobierno este drástico pasaje de la Carta Magna.

Calvo sabe que su papel no es nada fácil. Su misión es guiar a todo el aparato del Estado en terreno desconocido. En el complejo mapa de las administraciones autonómicas, los gobiernos regionales se han convertido en verdaderos monstruos administrativos. Y cuanto más competencias han absorbido, más grande se han hecho sus cuerpos de funcionarios. Es el caso catalán, donde 170.000 empleados públicos trabajan para la Generalitat. Gran parte de ellos -sobre todo los de consejerías clave como las de Seguridad o Hacienda- pueden pasar a estar a las órdenes directas de los correspondientes ministerios estatales.

¿Y eso cómo se hace? Pues nadie lo sabe a ciencia cierta. Este viernes, en declaraciones a la Cadena Ser, Carmen Calvo lo explicaba así: "Es una situación ignota para todos, hacemos camino al andar. Está el Tribunal Constitucional para rectificarnos. Estamos en un punto sin salida. Pero no se puede aplicar el 155 sin un fin absolutamente democrático como es preservar los derechos de los catalanes y que vuelvan a las urnas. Y como eso es así tenemos que acogernos a esa interpretación, porque si no la pregunta es a la contra: ¿para qué, entonces?".

Lo que sí tiene claro la ex ministra y ex consejera de Cultura -bajo los Gobiernos de José Luis Rodríguez Zapatero y Manuel Chaves- es sobre quién recae toda la responsabilidad de lo sucedido: el presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont. "Está tensando tanto la situación que ya me hace dudar que no quieran eso de cuanto peor, mejor".

Por delante queda un camino arduo y lleno de peligros para la estabilidad del Estado en general y de Cataluña en particular. Un camino en el que la coordinación de pareceres y de mensajes será crucial para clarificar la dirección a tomar. Y no es nada fácil, como este mismo viernes se comprobó.

Por un lado, Carmen Calvo dio por hecho que entre los acuerdos adoptados con el Gobierno se encontraba la convocatoria de elecciones autonómicas catalanas en enero del año que viene. Un extremo que el Gobierno, apenas una hora después, se ha esforzado en no confirmar todavía. "Todas las medidas las anunciaremos tras el Consejo de Ministros extraordinario", dijo este viernes el presidente, Mariano Rajoy. Hoy, por tanto, conoceremos más claves sobre el futuro inmediato de la crisis más grave del periodo democrático.

Etiquetas
stats