Capitulares se prepara para la piqueta

.
Movilidad traslada los aparcamientos de taxis, la carga y descarga y habilita la zona en la que se acumulará el material necesario para iniciar las obras el próximo lunes

La calle Capitulares ya está preparada para la piqueta. El Área de Movilidad del Ayuntamiento de Córdoba ya ha trasladado a la calle Claudio Marcelo la parada de taxis (que ha tenido algunos problemas de accesibilidad) y la zona de carga y descarga. Mientras, ha vallado los antiguos aparcamientos, que será la zona donde se acumulará el material necesario por la empresa que reformará la calle a partir del lunes. Ese mismo día, la calle se cortará totalmente al tráfico.

De manera paralela, el Ayuntamiento ha constituido una comisión de seguimiento en la que se han integrado a los vecinos y a los comerciantes, pero no a los grupos municipales, algo de lo que se ha quejado el PP. En esa comisión se irán viendo las necesidades de la obra y la evolución del plan de tráfico que ha diseñado el área de Movilidad durante la primera fase de la obra, que se extenderá al menos hasta el mes de octubre.

A partir del lunes entrará en marcha el plan especial de tráfico. Ese día, la calle San Fernando se invertirá al tráfico para permitir el acceso a la zona de la Corredera. La plaza se volverá a reabrir y se desactivará la pilona de la calle Espartería. Así, el tráfico podrá subir desde la Ribera y la Cruz del Rastro hasta Maese Luis, donde se podrá girar por Fernando Colón, Tundidores y bajar Espartería hasta entrar en la plaza, para volver a salir a San Pedro por la plaza del Socorro.

Este cambio está pensado para los repartidores de la zona de la Corredera y los turistas usuarios de los hoteles de la zona. La otra alternativa era un laberinto por el Realejo, donde muchos vehículos pesados tienen giros complicados y los turistas podrían perderse, según señaló el responsable del Área técnica de Movilidad, Antonio Valdenebro.

El final de San Fernando, en Diario Córdoba, será un fondo de saco durante los dos meses que dure la obra. El tránsito en Capitulares estará totalmente interrumpido. Un fondo de saco será también el final de la calle Alfaros. A esta vía se podrá entrar desde Colón, pero el tráfico tendrá que desviarse en la calle Juan Rufo.

En cuanto a la entrada por la zona de Tendillas, el Ayuntamiento habilitará tráfico libre por la plaza de los Carrillos, la calle San Álvaro y el último tramo de Cruz Conde. Así, el tráfico podrá entrar a las Tendillas para bajar posteriormente por Diego de León y tomar dos alternativas: o Claudio Marcelo o Alfonso XIII, para salir nuevamente por Carbonell y Morand.

Para facilitar la bajada por Claudio Marcelo y que el tráfico no gire por las estrecheces de Ambrosio de Morales se reabrirá la calle María Cristina (habrá que retirar los veladores actuales). En principio se pensó abrir al tráfico García Lovera, pero finalmente se hará en María Cristina en dirección Alfonso XIII por la dificultad de los giros en la calle anterior.

Etiquetas
stats