La calma antes de la tempestad: fin de semana de sol y nubes

Turistas bajo la lluvia en el Puente Romano | ÁLEX GALLEGOS

En abril lluvias mil. Acudir al refranero popular en meteorología suele ser sinónimo de acierto. No habrá situación o episodio atmosférico que no quede recogida en los dichos populares. Abril suele ser un mes inestable, muy variable, difícil de definir en la pequeña escala. Un auténtico quebradero de cabeza para los meteorólogos que deben recurrir a la cirugía atmosférica para dar un parte certero. La suerte de las tormentas y chubascos es una lotería conocida por la gran incertidumbre que llevan asociadas.

Así es como apunta que vendrá la próxima semana con la llegada hasta las cercanías peninsulares de una borrasca fría que disparará la convección por toda la Península. Antes, el fin de semana servirá de colchón, de breve transición donde el sol y los claros ganarán la partida para dibujar un par de días de agradable ambiente primaveral. Aún así, los rescoldos de inestabilidad tras las lluvias del jueves aún tendrán algo de influencia, que será mayor durante la tarde del viernes.

La nubosidad con la que amanezca la jornada irá disminuyendo hasta quedar los cielos poco nubosos. No obstante, esa nubosidad residual, efecto de la alta humedad en capas bajas y medias, podrá derivar en la formación de chubascos en áreas serranas del norte de la provincia, sin que se descarte que puedan alcanzar otros puntos de la geografía cordobesa. Las temperaturas durante esta jornada rondarán los 20 grados de máxima en el valle del Guadalquivir y los 16 a 17 grados en el resto de la provincia.

Será ya durante el sábado cuando un mayor aumento de la estabilidad permita un ascenso generalizado de las temperaturas en toda la provincia del orden de 3 a 4 grados, lo que combinado con la menor presencia de nubosidad dejará una jornada plenamente primaveral. Sólo durante la tarde, en el extremo norte de la provincia, los chubascos podrán volver a hacer acto de presencia. Esta misma dinámica se repetirá durante la jornada del domingo, tanto en el estado del cielo como en las temperaturas que puedan alcanzarse.

Será ya a partir del lunes cuando la lluvia volverá de manera generalizada a toda la provincia. El descuelgue de una borrasca hasta el litoral atlántico, inyectará flujo húmedo del suroeste para servir de alimento a una semana donde las tormentas tendrán mucho protagonismo. Llegan días de lluvia y trueno, de pura tempestad marítima, pero antes toca disfrutar de la calma.

Toda la información del Colectivo Meteofreak en Twitter y en Facebook.

Etiquetas
stats