¿Su calle está llena de cacas? ¡Llame a la Patrulla Anti-KK!

.
Sadeco inicia una campaña de sensibilización entre escolares para concienciar a los dueños de mascotas sobre la recogida de sus excrementos |

En Córdoba viven más de 70.000 perros censados. 70.000 aparatos digestivos que defecan -normalmente en la calle- una media de dos veces al día. ¿140.000 mierdas repartidas a diario por las aceras? Esta apestosa visión apocalíptica no se produce gracias a que la mayoría de los dueños circulan armados de pequeñas bolsas de basura para recoger los presentes que a diario dejan los mejores amigos del hombre. Pero todavía existen vecino que optan por hacerse los locos mientras su canes obras sus pequeños -y no tan pequeños- zurullos. Esos molestos y malolientes mojones son los que persiguen un nuevo contingente que recorrerá las calles en pos de la limpieza y el civismo: ¡las patrullas Anti-KK.

La empresa municipal de saneamientos y limpieza, Sadeco, ha iniciado este programa de sensibilización entre escolares para concienciar a los dueños de los perros de recoger los excrementos de perros. El proyecto se llama patrullas Anti-KK. Durante usos días, los servicios de Sadeco explicará a los estudiantes de diversos centros de la ciudad la necesidad de recoger las heces. Paralelamente, los servicios de limpieza de Sadeco y los agentes de la Policía Local reforzarán sus tareas de vigilancia y control en su afán de que las deposiciones caninas sean eliminadas como las ordenanzas mandan.

“Pero esto no depende de más recursos, sino de la sensibilización y concienciación de todos”, señaló Antonio Prieto, gerente de Sadeco. “En la ciudad hay varias zonas que han tenido este problema. Algunos puntos de Ciudad Jardín y de la Huerta de San Rafael”. El programa parte de la Viñuela pero, de la mano de las asociaciones de vecinos y los centros educativos, pretende extenderse por el resto de la ciudad.

Las Patrullas Anti-KK van a concienciar, avisar y recalcar a los vecinos que existen unas normas de convivencia que, si se cumplen, no habrá ningún problema. Pero si ese primer acercamiento no funciona, se activa la segunda fase. La celas sanciones

“Si se incumple la normativa actuarán los servicios de Sadeco y de la Policía Local”, recalca Prieto. Y la multa le puede costar 600 euros.

Así que ya saben, si una Patrulla Anti-KK se acerca a usted y a su perro, hágale caso. Recoja la mierda de su perro. Él también lo haría con la suya. Si pudiera.

Etiquetas
stats