Cae en Córdoba el cabecilla de un grupo que robaba en viviendas

.
El líder de la operación 'Saltarín', que ha concluido con 21 detenidos, dirigía a toda su organización desde la ciudad

La Guardia Civil ha detenido en Córdoba al cabecilla de una organización que robaba en casas con violencia. Según ha informado el instituto armado, las investigaciones se han desarrollado bajo el nombre de operación 'Saltarín', se ha llevado a cabo en las provincias de Albacete, Madrid, Valencia y Córdoba y ha conseguido desmantelar una organización dedicada a cometer robos con violencia e intimidación y robos con fuerza en las cosas, deteniendo a 21 personas. Esta organización se financiaba con la venta de sustancias estupefacientes, principalmente cocaína.

Los detenidos, de edades comprendidas entres los 22 y 52 años de edad, son de diferentes nacionalidades (14 paraguayos, 5 colombianos, 1 boliviano y 1 peruano).

Las investigaciones se iniciaron a principios de 2012 y tuvieron su origen en informaciones obtenidas sobre un grupo delictivo que podría dedicarse a cometer robos con violencia e intimidación, robos con fuerza en las cosas y delitos relacionados con el tráfico de drogas.

La organización que conformaban los detenidos se financiaba mediante la venta de cocaína, utilizando los beneficios obtenidos para adquirir el material necesario para la comisión de los delitos que comprendían su principal actividad, robos con violencia e intimidación y robos con fuerza en las cosas.

Para la comisión de estos robos, todos los miembros de la organización vigilaban los movimientos que realizaban los objetivos elegidos, estudiando sus rutinas diarias a fin de elegir el momento más idóneo para la comisión del hecho. Los objetivos eran escogidos, con preferencia, entre personas de avanzada edad, de las que conocían que pudieran tener solvencia económica, quienes ofrecerían una menor resistencia durante la comisión del robo.

Para materializar el robo, una de las mujeres de la organización llamaba a la puerta de la vivienda en la pretendían robar, ya que estas ofrecían una menor desconfianza. Una vez conseguida la apertura de la puerta eran los hombres quienes se encargaban de abordar a las personas que pudieran hallarse en el interior en ese momento, usando la fuerza y la intimidación sobre ellos llegando, incluso, a atar y amordazar a las víctimas para conseguir las claves de acceso de las cajas fuertes, la ubicación exacta del dinero o los efectos de valor que pudieran encontrarse en la vivienda. Para amenazar a sus víctimas los delincuentes portaban armas blancas y de fuego

Esta organización criminal tenía una gran movilidad y si bien su actividad principal se centraba en el núcleo urbano de Albacete, se detectó el mismo 'modus operandi' en varias localidades de esta provincia, así como en las de Madrid, Valencia, Córdoba y Jaén, donde los detenidos habían cometido robos con anterioridad a su detención.

La organización delictiva desarticulada se hallaba perfectamente estructurada, teniendo cada uno de sus integrantes cometidos muy específicos. La cúpula se encargaba de la obtención de la información necesaria para la comisión de los robos, información que posteriormente trasladaban a las personas que llevaban a cabo los robos.

El líder se encontraba afincado en Córdoba, desde donde se desplazaba para dirigir cada uno de los robos. Dirigía la organización con mano firme, llegando hasta incluso a controlar la vida familiar de sus subordinados a fin de que estos se mantuvieran constantemente dentro de las directrices dictadas por él.

Hasta la fecha se han esclarecido cuatro robos con violencia e intimidación y 40 robos con fuerza en las cosas, en los que fueron sustraídos efectos por un valor cercano a los 130.000 euros, efectos que en la mayoría de los casos ya han sido devueltos a sus legítimos propietarios.

En la fase de explotación de la operación se han practicado 13 registros domiciliaros, tanto en la ciudad de Albacete como en otras localidades de su provincia, como son Tarazona de la Mancha y Villarrobledo, en los cuales se han incautado 66,6 gramos de cocaína de gran pureza, 1.000 gramos de cannabis sativa, 10.781 euros en efectivo, un arma de fuego corta y otra larga, una báscula de precisión digital, así como diversos útiles empleados en la producción, alteración y corte de la sustancia estupefaciente y 524 piezas de joyas diversas, las cuales arrojaron un peso de 7.483 gramos, compuestas de relojería, collares, pendientes, esclavas, anillos, sortijas, pulseras, etc…, entre las que destacan varios objetos religiosos.

En las distintas fases de la operación policial intervinieron efectivos del Equipo de Delincuencia Organizada y Antidrogas (EDOA) y del Equipo de Patrimonio pertenecientes a la Unidad Orgánica de Policía Judicial de la Guardia Civil de Albacete, así como personal de las áreas de Investigación de las localidades de Tarazona de la Mancha y La Roda.

Las diligencias fueron instruidas por componentes del EDOA de la Unidad Orgánica de Policía Judicial de la Guardia Civil de Albacete y, junto con los detenidos y efectos intervenidos, fueron entregadas al titular del Juzgado de Instrucción número uno de los de Albacete, en funciones de guardia.

Etiquetas
stats