El Ayuntamiento estudia regular el uso de 'segways' y patinetes eléctricos

Un grupo de usuarios de 'segways'.

Siguiendo la estela de Barcelona, cuyo Ayuntamiento aprobó este viernes una nueva normativa que regula la circulación de patinetes eléctricos, segways, ruedas y plataformas eléctricas o triciclos y bicis de carga y para turistas, también el Consistorio de Córdoba estudia cómo encajar estos nuevos modos de transporte con el tráfico viario de vehículos y peatones. Así lo confirma el teniente alcalde de Seguridad, Emilio Aumente, que subraya que hay que adecuar todo el tráfico y la circulación a la Ley 6/2014 de Seguridad Vial.

Tanto las áreas de Movilidad como de Seguridad estudian cómo ordenar todos estos nuevos aparatos móviles, tanto a pedales como a motor, que cada vez van apareciendo más y de múltiples formas en zonas peatonales o en las calzadas para vehículos. “Igualmente, hay que ordenar el uso de bicicletas en las mismas zonas por la ocupación que cada día es más notoria de aceras y viales”, advierte Aumente.

En el caso de Córdoba el uso de segway está muy vinculado a grupos de turistas y es normal verlos por zonas del casco histórico, normalmente de plataforma única y siempre guiados por un miembro contratado de la empresa que ofrece el servicio. No obstante, también es posible ver a grupos de turistas es bicicletas alquiladas -en ocasiones eléctricas- que circulan en solitario o en grupo por zonas más amplias de la ciudad. Muchos usan el carril bici allí donde es factible pero, según el momento y el lugar, también se entremezclan a veces con viandantes por calles estrechas de la Judería.

El caso de Barcelona, por configuración de la ciudad, volumen de población y de turistas es muy distinto al de Córdoba. Pero también ha visto multiplicarse en los últimos años. La norma aprobada, básicamente lo que hace es tratar de sacar a todos estos vehículos de las aceras y obligarles a circular por carriles bici o, en su defecto, por la calzada junto al resto de vehículos a motor. La norma divide a los vehículos en cinco categorías en función de su tamaño, peso, velocidad o uso.

En el caso de los segways y resto de plataformas eléctricas a ruedas, la norma les obliga a circular por el carril bici o calles de plataforma única y solo podrán circular en aquellas calzadas cuya velocidad máxima para vehículos sea de 30 kilómetros por hora. En el caso de que estos vehículos se usen en grupo -como es el caso mayoritario en Córdoba- con una finalidad de ocio o de turismo, podrán circular por toda la ciudad cumpliendo las normas siempre que los grupos no sean superiores a los conformados por dos personas y un guía. A los que superan esta cifra se les han asignado seis rutas predeterminadas por varios distritos de la capital catalana.

Etiquetas
stats