El Ayuntamiento y el Córdoba CF negocian un “proyecto integral” para El Arcángel

Panorámica del estadio del Arcángel | MADERO CUBERO

Desde 1994, la cesión de uso al Córdoba Club de Fútbol del Estadio Municipal El Arcángel por parte del Ayuntamiento está en una especie de limbo jurídico. Desde entonces, ha habido cinco alcaldes diferentes en la ciudad y diez presidentes del club (uno, tres veces, como Rafael Gómez). Nunca se han puesto de acuerdo. Ahora, con el club en manos de Jesús León, recién salvada la categoría, la entidad negocia con el Ayuntamiento un “proyecto integral” para poner punto y final a uno de los grandes problemas sin resolver de la ciudad: la situación legal del estadio.

Según ha podido saber este periódico, el Ayuntamiento, a través del Área de Urbanismo que controla Pedro García, y el club han mantenido ya las primeras conversaciones para poner fin a esta situación alegal. El club usa y ocupa el estadio gracias a un protocolo firmado hace una década por el exalcalde Andrés Ocaña con Prasa, la empresa entonces propietaria de la entidad. Gracias a ese protocolo, el club puede usar como oficinas el Fondo Norte del Estadio. Pero este documento tenía que ser desarrollado en un convenio global posterior que nunca se firmó.

A contrarreloj, y con las mejores relaciones club-Ayuntamiento, se ha iniciado una negociación que quiere ir más allá de lo que se firmó en aquel vetusto protocolo. Ahora, y a diferencia de entonces, hay otros proyectos que pueden ser más ambiciosos e interesantes para la entidad: la construcción de un hotel en la Preferencia, la creación de una especie de club social, la creación de nuevos palcos VIP, una sala de prensa decente, una sala de trofeos, un museo... Y el pago de un canon anual al Ayuntamiento.

El Córdoba y el Ayuntamiento se han librado de algunas multas que sí han afectado a otros municipios. La Unión Europea dejó claro que no iba a aceptar que las entidades municipales sufragaran en régimen de exclusividad las actividades de lo que está considerado como una entidad privada: un club de fútbol como el Córdoba es una Sociedad Anónima Deportiva. Por eso, urge resolver una situación que sí que podría complicarse en el futuro si no se resuelve administrativamente.

Bajo la propiedad de Carlos González, el club emprendió obras dentro del estadio. El cogobierno actual llegó a denunciar que entonces muchos de estos trabajos, en los que se llegó a tocar estructuralmente algunas zonas, carecieron de permiso municipal. Incluso se llegó a vetar la entrada a concejales, pese a que la titularidad del estadio es municipal. Este periódico pudo comprobar cómo ocurría durante una entrevista con el exedil Miguel Reina, exfutbolista y padre del portero de la Selección Pepe Reina.

El estadio es la propiedad municipal en la que más dinero ha invertido el Ayuntamiento en los últimos años. El Consistorio sufragó la primera reforma de los años noventa (gracias a una permuta de los terrenos en los que posteriormente se construyó el centro comercial El Arcángel) y las tres posteriores, con la eliminación de la pista de atletismo y la construcción de la Preferencia y los dos fondos. Aún estaría pendiente la obra de la Tribuna, cuyo presupuesto (más de 20 millones de euros) se antoja inviable en la actualidad.

El Córdoba quiere tener libertad absoluta para gestionar el estadio. Para ello, necesita resolver jurídicamente la cesión de las instalaciones deportivas. Entonces, y durante el plazo estimado y siempre que se pague el canon correspondiente, el club podrá usar el estadio como si fuera de su propiedad. Incluso podrá incorporar esta cesión a su presupuesto, lo que aliviará futuras tensiones de tesorería en sus arcas. Actualmente, el único patrimonio del club son sus futbolistas.

Etiquetas
stats