Ayuntamiento y Cabildo ultiman un acuerdo para 'salvar' las visitas nocturnas a la Mezquita

Torre de la Mezquita Catedral iluminada por la noche | MADERO CUBERO

El Ayuntamiento y el Cabildo Catedralicio llevan semanas de intensa negociación con el objetivo de evitar la clausura del espectáculo El Alma de Córdoba, las famosas visitas nocturnas a la Mezquita Catedral. El convenio firmado en 2010 por ambas instituciones caduca este mismo viernes. El convenio fue denunciado en junio, antes de su caducidad, por el propio Cabildo.

Las negociaciones las está llevando a cabo el teniente de alcalde de Presidencia, el concejal Emilio Aumente, con los responsables del Cabildo. El portavoz de esta institución eclesiástica, José Juan Jiménez Güeto, aseguró este miércoles en declaraciones a Radio Córdoba Cadena SER que “en las próximas semanas podremos firmar un nuevo acuerdo de continuidad de la visita nocturna, porque el diálogo entre el Ayuntamiento y el Cabildo ha sido sereno, abierto y transparente. Las reuniones han sido excelentes y hemos llegado a un resultado que nos deja satisfechos tanto al Ayuntamiento como al Cabildo”.

En principio, no han trascendido los términos del acuerdo. Ninguna de las dos partes quería que el espectáculo se suspendiese o aplazase. El Cabildo defiende que denunció el convenio por seguridad jurídica, una acción que no gustó en el Ayuntamiento, que lo consideró una deslealtad. Con el convenio denunciado el Ayuntamiento no podía prorrogarlo, que era su intención, y alargar las negociaciones para diseñar un nuevo espectáculo nocturno. En principio, no están previstas grandes mejoras al espectáculo, aunque sí que se mantenga el actual.

La historia del convenio

El 24 de febrero del año 2006, la entonces alcaldesa de la ciudad y presidenta del Consorcio de Turismo, Rosa Aguilar, firmó un convenio con el (también entonces) presidente del Cabildo, Juan Moreno, para la “implantación de una visita audiovisual nocturna a la Catedral, antigua Mezquita”. Aunque el espectáculo no se puso en marcha hasta octubre del año 2010, el convenio tenía fecha de caducidad: diez años.

En la cláusula octava se precisa que “es causa de resolución” el “cumplimiento del periodo de vigencia del convenio a no ser que se renueve por mutuo acuerdo de ambas partes”. A día de hoy, el mutuo acuerdo no se ha producido. Tanto el Ayuntamiento de Córdoba (a través del Consorcio de Turismo y su responsable actual, Pedro García) como el Cabildo están obligados a sentarse para determinar el futuro de una actividad ideada y puesta en marcha para aumentar las pernoctaciones en la ciudad.

El convenio no fue fácil de negociar. En 2004 se firmó un protocolo y el convenio se ratificó en 2006, pero no fue hasta cuatro años más tarde cuando se pudo poner en marcha el espectáculo nocturno. Las negociaciones entre el Ayuntamiento y el Cabildo fueron muy complicadas. El Cabildo se negó a perder el control sobre el texto de lo que se iba a proyectar y, finalmente, el Consistorio cedió. Tanto, que el espectáculo nocturno destaca la Catedral muy por encima de la Mezquita. Varios historiadores elevaron sus voces cuando se puso en marcha el espectáculo, del que dijeron que tenía poco rigor científico e histórico.

Dinero público

Las obras para la puesta en marcha del espectáculo nocturno fueron financiadas en exclusiva con dinero público. En concreto (lo detalla el propio convenio), las obras dispusieron de un presupuesto de 1.200.000 euros para su implantación inicial, de los que 669.240,49 euros fueron sufragados por el Plan de Excelencia Turística (que el Ministerio de Industria concedió al Ayuntamiento) y el resto, 530.759,51 euros, por el Consorcio de Turismo de Córdoba.

Además, el convenio obliga al Consorcio (hoy Instituto Municipal de Turismo) a correr con “los gastos de mantenimiento de la instalación necesaria” para la visita audiovisual nocturna y a asumir “todos los costes de gestión y operación del proyecto, incluidos todos aquellos que se le generen al Cabildo Catedral”, destaca el texto en su cláusula quinta.

El convenio fijaba también que era al antiguo Consorcio al que le correspondía la “comercialización y relación económica con los visitantes”, algo que en la práctica no se ha producido. El texto señala que es a este organismo del Ayuntamiento al que le corresponde la venta de las entradas para el espectáculo nocturno: “En la ciudad se podrán adquirir las entradas en las oficinas de información del Consorcio de Turismo de Córdoba”. A día de hoy, los tickets (que cuestan 18 euros por persona) se adquieren en el servicio de venta de entradas de El Corte Inglés.

Por otra parte, el texto firmado por la hoy consejera de Justicia y el Cabildo preveía la constitución de una comisión mixta de seguimiento de los acuerdos. La comisión, de la que tampoco se tienen noticias, debería haber tenido una periodicidad de reuniones trimestral. La misma debería estar compuesta por el alcalde o alcaldesa de Córdoba, el presidente del Cabildo, el gerente del Consorcio de Turismo y un técnico designado por la institución religiosa.

Etiquetas
stats