Aviso naranja por un intenso calor que se resiste a marcharse

Varias turistas se refigian del calor en Córdoba | TONI BLANCO

El descenso de las temperaturas en Córdoba se ha traducido en una bajada de las máximas de 43 grados centígrados a los 40,2 de este lunes. De hecho, la Agencia Estatal de Meteorología (Aemet) acaba de decretar el aviso naranja para el miércoles en la capital, la Campiña y el Valle del Guadalquivir por unas temperaturas que pueden volver a superar esta cifra, en un verano ya demasiado largo que parece que se resiste a marcharse.

De hecho, para este martes la provincia sigue en aviso amarillo con una jornada que se prevé calcada a la del lunes. Las máximas en la capital volverán a ser de 40 grados centígrados con la previsión de que aparezca la temida calima (polvo en suspensión), que haga más angustioso este calor. En la provincia, Priego de Córdoba alcanzará los 39 grados, mientras que Pozoblanco y Lucena se mantendrán en una máxima de 37.

El miércoles vuelven los avisos naranjas. Aemet incluso prevé que los 40 grados centígrados también se puedan anotar en Priego de Córdoba, aunque mantiene a la zona Sur de la provincia en aviso amarillo. Las mínimas rondarán los 22 grados centígrados. Las noches serán calurosas pero no asfixiantes, al menos.

De momento, no se atisban lluvias aunque sí que se prevé que poco a poco y conforme avance la semana las temperaturas máximas empiecen a descender levemente. El respiro será relativo. Lo mismo no se alcanzarán los 40 grados centígrados, pero se rozarán.

Más información en el Facebook y el Twitter del Colectivo Meteofreak.

Etiquetas
stats