Autorizan la difusión de la búsqueda de Paco Molina en el Centro Nacional de Desaparecidos

Concentración por la desaparición del joven cordobés Paco Molina | MADERO CUBERO

El cartel de búsqueda del joven Paco Molina, que desapareció el 2 de julio de 2015, ya forma parte del sistema de alertas del Centro Nacional de Desaparecidos (CNDES), organismo dependiente del Ministerio del Interior y creado a finales de junio de 2017. Esta inclusión en dicho organismo permitirá una mayor difusión de la desaparición del joven cordobés y llega en un momento clave de la investigación, que podría arrojar luz en este caso.

El CNDES es el órgano de gestión centralizada para la coordinación efectiva y permanente del sistema de personas desaparecidas empleado por las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad. Actúa, además, como punto de contacto, para el desarrollo de las medidas de cooperación con las Administraciones Públicas y otras instituciones y organizaciones públicas y privadas habilitadas, tanto nacionales como internacionales, incluyendo las organizaciones representativas del sector y los medios de comunicación, cuya participación resulta imprescindible para la eventual difusión, de avisos, alertas o peticiones de colaboración a la población.

El padre del joven, Isidro Molina, explica a este periódico que la inclusión del cartel de la búsqueda de Paco Molina en el CNDES ha sido posible gracias al consentimiento de los propios investigadores, que han sido quienes han determinado la idoneidad de dar este paso adelante. Dicha autorización se ha producido después de que los padres enviaran un requerimiento a los investigadores para que se incluyera el cartel de su hijo. Éste es el protocolo a seguir para que se difunda la desaparición de una persona en el CNDES, argumenta Molina.

Aunque este documento fue enviado “hace mucho tiempo” no ha sido hasta hace unos días cuando los investigadores, metidos de lleno en la nueva línea de investigación del caso, han podido autorizarlo. Una de las principales funciones del CNDES es llevar a cabo la emisión, gestión y difusión, a nivel nacional e internacional, de avisos, alertas o peticiones de colaboración a la población, lo que permitirá que el caso de Paco sea aún más conocido internacionalmente.

Además, el CNDES da un “carácter oficial tanto a los carteles de búsqueda como a las desapariciones” ya que, apunta Molina, son muchas las personas que se dedican “a hacer bromas” y a difundir imágenes de falsas desapariciones.

Sobre las nuevas indagaciones, Molina asegura que él y su familia están “a la espera” de llegar al final de esa “nueva línea”, un deseo que cobra todavía más fuerza con la triste efeméride que celebrarán el próximo 2 de julio, cuando se cumplirán cuatro años de la desaparición. En relación a dónde pueda estar su hijo, el padre explica “haber pensado muchas cosas”, aunque considera determinante el no disponer de las cámaras de seguridad de la estación de autobuses de Córdoba. Un testigo ofreció una descripción de un joven que encajaría con la de Paco aunque, sin esas imágenes, “no se sabe al cien por cien” si aquel menor sería él.

Etiquetas
stats