El autogiro que se tragó el pantano y que sigue sin aparecer

Iznájar con su pantano al fondo | FERNANDO HERMOSO

Es como si se lo hubiera tragado el pantano. Por tercer día consecutivo, la Guardia Civil ha dado por suspendidas hasta este jueves las tareas de búsqueda del autogiro y el piloto que lo conducía que el martes cayeron de manera accidental al fondo del embalse de Iznájar. Las tareas de rescate, según confirman las fuentes, son muy complicadas. Se trata de uno de los rescates más difíciles que está llevando a cabo la Guardia Civil en Córdoba en los últimos años.

La Guardia Civil sigue reforzando sus capacidades de búsqueda de forma progresiva, según ha informado este jueves a través de una nota de prensa. 

 

Tras los primeros momentos en que desde tierra, con las unidades de seguridad ciudadana y desde el aire, con un helicóptero del Cuerpo, se constató que el aparato y el piloto quedaron sumergidos, las tareas se centraron en entrevistar a testigos y trazar las áreas que rastrean los especialistas en actividades subacuáticas (GEAS) de la Guardia Civil. 

 

La labor de los GEAS se ha ido reforzando con nuevos especialistas procedentes de las Unidades de Sevilla y Málaga. Además, en la tarde de este jueves se han incorporado al dispositivo las capacidades de un UAV (dron) de la Guardia Civil para reproducir el posible itinerario del autogiro hasta su caída. Se trata de apoyar las tareas que se realizan sobre la lámina de agua del embalse y permitir una delimitación de la zona a rastrear más precisa. 

El problema está en la profundidad del embalse. El fondo está repleto de limo, la visibilidad para los buzos es prácticamente nula y la zona está llena de barrancos, que dificultan el rescate. Además, la profundidad es de unos 60 metros en su cota máxima y en ese punto la temperatura del agua tampoco ayuda al rescate.

Etiquetas
stats