El arte del flamenco vuelve a unir dos culturas

Una cantaora japonesa en Córdoba | TONI BLANCO
La cantaora japonesa Yumie Yamashita participa en los cursos del Festival de la Guitarra

La nipona Yumie Yamashita es una enamorada del flamenco. Desde muy joven ha estado en los escenarios como bailaora y cantaora. Vino a España con la necesidad de mejorar y ha podido contar con el ejemplo de artistas como Calixto Sánchez o Esperanza Fernández, entre otros.

El gesto de las manos, la expresión de la cara y esos ‘quejios’ demuestran las tablas que esta cantaora flamenca tiene. Yumie Yamashita, japonesa de nacimiento pero andaluza en arte. Así se ha definido esta joven. “Conocí el flamenco en mi país y desde ese momento, tuve una necesidad de aprender más y sabía que la mejor forma para ello era trasladarme a Andalucía”. Tres años viviendo en Sevilla y dos meses en Córdoba le han dado la oportunidad de asistir a las clases de artistas reconocidos como Calixto Sánchez y Esperanza Fernández. “Sé que tengo que aprender más, mis profesores son conscientes de ello, pero aun así no pierdo la ilusión”.

Antes del cante, a lo que esta extranjera se dedicaba era al baile flamenco. Durante mucho tiempo lo practicó en su país, sin embargo, por problemas de salud tuvo que alejarse del taconeo. “Considero que canto bien, pero es diferente. Tengo mis rasgos de extranjera y el idioma me sigue resultando difícil. A pesar de las dificultades mis compañeros me apoyan y me dan consejos”. Por el contrario, Yumie Yamashita no puede decir lo mismo de su entorno familiar: “Mi familia no me apoyaba, me preguntaban que qué estaba haciendo. Para ellos, mi deber es casarme y formar una familia y a día de hoy, ni tengo novio ni hijos. El día que me vieron cantar se dieron cuenta que tenía talento y que valía la pena luchar por mi sueño”.

La cantaora japonesa ya ha actuado en varias radios de Sevilla, Radiopolis y Radio Betis. Además, ha participado en diversos concursos y clases magistrales por toda Andalucía. Ahora, se encuentra en Córdoba mejorando su arte con las clases de Esperanza Fernández pero el próximo 30 de julio volverá a su tierra natal, dónde ya dispone de un trabajo como cantaora. “Me encanta el escenario. Sé que toda mi vida me dedicaré a esto, pero para eso, tengo que seguir superándome. Por ello, me imagino que mi vida estará entre Japón y España”.

Etiquetas
stats