Antonio Ruiz asegura que la Diputación ha estado este año “a la altura de las circunstancias”

El presidente de la Diputación de Córdoba, Antonio Ruiz, durante la celebración de un Pleno de julio por vía telemática.

El presidente de la Diputación de Córdoba, el socialista Antonio Ruiz, ha asegurado, al hacer balance de la gestión del gobierno provincial durante el presente año 2020, que ha estado marcado por la pandemia del covid-19, que “la Diputación ha estado a la altura de las circunstancias y al lado de los ayuntamientos”, según le han reconocido los propios alcaldes, “de cualquier signo político”, en cuanto a cómo ha afrontado la institución el coronavirus y sus consecuencias sanitarias y económicas.

En una entrevista concedida a Europa Press, Antonio Ruiz ha señalado que el año que ya acaba ha sido “excepcional y muy complicado” a causa de la pandemia y, en este escenario, “la Diputación ha sido clave en el apoyo a todos los ayuntamientos de la provincia, para intentar solventar esta situación de crisis sanitaria”, que “lleva de la mano una crisis económica”.

“En este sentido --ha proseguido--, la Diputación ha estado del lado de los ayuntamientos, primero en lo más urgente, que era responder a esa crisis sanitaria, suministrando y haciendo posible que todos los pueblos de la provincia tuviesen material de prevención, como geles hidroalcohólicos, hipocloritos para la desinfección de calles y plazas, y mascarillas”, de las que “hemos repartido más 1.200.000 en toda la provincia”.

También ha “actuado” la Diputación ante “uno de los principales problemas en los primeros momentos” de la pandemia, “que eran las residencias” de ancianos, “desinfectando hasta cuatro veces todas las residencias de la provincia”.

En cuanto a la crisis económica que “lleva aparejada” la crisis sanitaria, “también desde la Diputación se han puesto mecanismos” fundamentales, como “las ayudas sociales desde el Instituto Provincial de Bienestar Social (IPBS), por ejemplo, que ha incrementado su gasto”, y también se ha “aplazado” el cobro de “impuestos y tasas municipales por valor de más de 109 millones de euros”, y se ha “posibilitado que comercios que han estado cerrados en la primera fase de confinamiento no tuvieran que pagar tasas, como la de recogida de residuos sólidos urbanos (RSU)”.

En definitiva, según ha resaltado Antonio Ruiz, la Diputación ha “actuado en todas y cada una de las cuestiones que eran necesarias para los ayuntamientos” de la provincia y los cordobeses, en general, siendo ejemplo de ello también la “línea de ayudas para los autónomos por millón de euros, prácticamente”.

PLAN CÓRDOBA 10

Pero, “sobre todo, pusimos en marcha el Plan Córdoba 10”, dotado “con diez millones de euros y destinado a los ayuntamientos, para que pudieran seguir cubriendo esas necesidades sanitarias, y que también pudiesen emplear esos recursos para cuestiones tan importantes como el apoyo al comercio local, al tejido empresarial local, y el empleo de aquellos vecinos de cada municipio que, por culpa de la pandemia, habían perdido su puesto de trabajo”.

De hecho, al presidente de la Diputación le consta que “todos los alcaldes están muy satisfechos con el papel” que ha jugado la institución provincial, en general, en la lucha contra la pandemia, y en particular con lo que está significando el Plan Córdoba 10, que ha permitido que parte de esos recursos, por ejemplo, lleguen “al tejido empresarial y comercial” de las localidades de la provincia, cuyos alcaldes también le han hecho saber a Antonio Ruiz su “satisfacción” con la implicación del IPBS.

Todo ello responde a la “prioridad” que se marcó el gobierno que preside Antonio Ruiz en la Diputación de afrontar la pandemia y sus consecuencias, “entendiendo que los ayuntamientos, que son para todo la administración más cercana, también en este caso eran esa primera trinchera, esa primera línea de lucha contra la pandemia y por eso hemos volcado todos nuestros recursos, y lo seguiremos haciendo también en los presupuestos para el próximo año”.

La consecuencia es que “la Diputación, y así lo reconocen los alcaldes de cualquier signo político, ha estado a la altura de las circunstancias y al lado de los ayuntamientos, para que ser ese instrumento útil, para que pudiesen articular todas las políticas necesarias en estos tiempos tan especiales y tan complicados”.

“RESTRICCIONES, PERO CON SOLUCIONES”

Por otro lado y más allá del evidente perjuicio para la salud y la propia vida de los cordobeses que está teniendo la pandemia, Antonio Ruiz, quien ha enmarcado en la lucha contra la propagación del Covid-19 las restricciones a la movilidad y a la actividad económica no esencial que se están imponiendo, también ha defendido la necesidad de que se apliquen “restricciones, pero con soluciones” de la mano para minimizar el perjuicio que las primeras causan en la actividad económica.

Así, las restricciones horarias a la movilidad y a la actividad económica, junto con los “cierres perimetrales” de municipios, conllevan, “por ejemplo, que los comercios que ahora no son servicios esenciales”, junto al “sector de la restauración”, estén “haciendo un sacrificio muy importante” y, en consecuencia, “también necesitan la ayuda de las administraciones, para que la viabilidad de todos esos negocios y de todos esos puestos de trabajo no esté en peligro”.

“Por eso la Diputación --ha insistido--, con el Plan Córdoba 10 posibilitaba esa viabilidad, esa ayuda” a los sectores que lo precisaban, ya que la pandemia, además del “daño” evidente que causa a la salud y la vida de los cordobeses, también “está poniendo en serio riesgo la viabilidad de muchos negocios”.

Ahí, según ha concluido, “es donde ”las administraciones tenemos que estar a la altura, no solo planteando restricciones, que son necesarias, pero que tienen que ir acompañadas por soluciones para aquellos sectores que están haciendo el mayor sacrificio“.

Etiquetas
stats