La Antigua busca una veintena de trabajadores para reabrir Gaudí en semanas

.

En pocas semanas, Gaudí reabrirá sus puertas. Y para ello, sus nuevos propietarios, los gestores de La Antigua, buscan personal. Desde hace unos días, un cartel sobre las persianas de Gaudí con un número de teléfono anuncia la búsqueda de personal. Antonio Cruz y Loles Casero son los nuevos propietarios del negocio, tras ganar la subasta judicial de principios de año, y anuncia que espera reabrir el negocio en unas semanas (baraja incluso hacerlo antes de que acabe el mes) con una plantilla de una veintena de personas.

Gaudí cerró en octubre, cuando sus propietarios solicitaron el concurso de acreedores para hacer frente a las deudas. En un tiempo récord, la administración concursal ha resuelto la situación y tras una subasta ha otorgado la gestión a Antonio Cruz y Loles Casero, de La Antigua. Ahora, los nuevos propietarios quieren adaptar el local y abrirlo lo antes posible.

Para empezar, el nuevo Gaudí tendrá otro nombre. Antonio Cruz, un empresario que ya ha montado una decena de establecimientos hosteleros en la ciudad a lo largo de una dilatada trayectoria, quiere conservar el de La Antigua, que lo ha acompañado en los últimos años. También pretende que además de cafetería, Gaudí pueda ser algo más y ofrecer desde desayunos hasta almuerzos y cenas. Cruz ha encargado el nuevo diseño del local a Zum Creativos, una empresa con la que ha colaborado siempre.

En su búsqueda de personal, Antonio Cruz asegura que trabajará con Aprosub (para la integración de discapacitados) y también colaborará con la Fundación Don Bosco. Además, asegura que busca perfiles de "profesionales" sin importar la edad. "Creemos en la igualdad", sostiene.

El Café Gaudí abrió sus puertas en 1988 con Antonio Jordano Domínguez, Paco Pérez Hornero, Pablo Pombo González y Ángel Pérez Hornero al frente. El local conservó su estilo modernista y costumbrista gracias al decorador Carlos Cabeza, que fue el que diseñó su interior. Más de un cuarto de siglo después, el Café Gaudí pide una segunda oportunidad.

Etiquetas
stats