Analizan el estado de la torre de la Mezquita-Catedral tras la caída de un trozo de cornisa

Andamio colocado en la Torre de la Mezquita | ALEX GALLEGOS

Técnicos de la Mezquita-Catedral expertos en patrimonio están examinando el estado de la torre de la Mezquita-Catedral, de la que el pasado miércoles se desprendió un trozo de cornisa al suelo, sin provocar daños personales.

Según explican a este periódico fuentes del Cabildo, tras el desprendimiento se procedió a acordonar la zona y se dio aviso a la Delegación de Cultura y Patrimonio de la Junta de Andalucía, al objeto de que permitiera examinar qué es lo que había provocado la caída.

El trozo se desprendió de una de las cornisas más próximas al suelo, concretamente la que está justo sobre la puerta. Por este motivo, según indican las fuentes, se ha procedido a trabajar en la torre con unos andamios, en vez de con trabajo en altura.

La estructura se ha colocado en la Puerta del Perdón, situada en la entrada norte de la Mezquita -la que da a la calle Cardenal Herrero- y, a pesar de la aparatosidad, no impiden el acceso al Patio de los Naranjos por esta entrada.

La Torre de la Mezquita-Catedral reabrió al público en 2014, tras permanecer 24 años cerrada y ser sometida a un delicado proceso de restauración. Es un objeto arquitectónico único, pues en su interior cuenta con un antiguo alminar árabe, posteriormente reconvertido en campanario, y que es el punto más alto de Córdoba.

El alminar originario fue construido en el siglo X, en época de Abderramán III, y de forma contemporánea a Medina Azahara, de tal modo que fue una de las pocas obras que hizo el califa en la Mezquita. Con posterioridad, tras la conquista cristina, dicho alminar es convertido en campanario, para lo cual se elimina el cuarto desde donde el almuédano llamaba al rezo cinco veces al día, y se sustituye por las campanas.

El campanario de la Mezquita-Catedral se ilumina de azul este lunes por el Día del Daño Cerebral Adquirido

La torre campanario de la Mezquita-Catedral de Córdoba se iluminará de azul durante la noche de este lunes 26 de octubre con motivo del Día del Daño Cerebral Adquirido (DCA), en base a una iniciativa promovida a nivel nacional por la Federación Española de Daño Cerebral y a nivel local por la Asociación Cordobesa de Daño Cerebral (Acodace), a la que se han sumado el Ayuntamiento de la capital y el Cabildo de la Catedral.

Según ha informado Acodace, el objetivo de ello es visibilizar al colectivo de pacientes que ha sufrido algún episodio de DCA, y también tiene como finalidad concienciar a la población sobre esta afección, que sufren 420.000 personas en España y alrededor de 3.000 cordobeses.

https://cordopolis.es/2020/10/22/la-torre-campanario-que-guarda-un-alminar-en-sus-entranas/

Etiquetas
stats