Ambrosio: El macrobotellón de Carnaval fue una concentración “espontánea e imprevista”

Botellón en Carnaval en 2018 en la plaza Juan Bernier | ÁLEX GALLEGOS

La alcaldesa de Córdoba, Isabel Ambrosio, ha explicado que el macrobotellón que congregó a unas mil personas en el casco histórico el sábado en la celebración del Carnaval fue “una concentración espontánea e imprevista”. Ante ello, señala, “se intentó actuar con los medios disponibles en ese momento, que eran en exclusiva de la Policía Local”.

Sobre los hechos ocurridos, en los que una veintena de jóvenes acabaron siendo atendidos por intoxicación etílica y hubo numerosas quejas de vecinos por la situación vivida en la zona de San Juan de Letrán, plaza del poeta Juan Bernier, calle María Auxiliadora, el Realejo y alrededores, la alcaldesa va a pedir a la Junta de Andalucía y a la Subdelegación del Gobierno una reunión para tratar los hechos.

Ambrosio ha señalado que lo ocurrido merece “una reflexión conjunta” y ha apuntado a las competencias de la Junta sobre la venta de alcohol a menores, así como a la Subdelegación del Gobierno sobre la coordinación de los cuerpos de seguridad. “Voy a pedir un encuentro para que nos sentemos y reflexionemos conjuntamente” entre las tres administraciones, ha declarado.

Asimismo, la alcaldesa se ha referido “al papel de los padres y madres” de los menores y jóvenes que se congregaron en el macrobotellón. “Como madre, creo que debemos saber dónde y qué están haciendo nuestros hijos”, ha dicho.

El PP critica que no hubiera un plan especial de seguridad

Por su parte, el grupo municipal del PP ha denunciado el “caos organizativo” por parte del Ayuntamiento en este asunto y ha resaltado que “no hubo ningún dispositivo especial de seguridad ni de movilidad para el Carnaval” en esa zona el sábado pasado. “Lo único que ha habido es la misma hojilla de servicio que hay cualquier fin de semana en Córdoba sin ninguna actividad especial”, ha criticado el portavoz popular, José María Bellido.

Ha lamentado, en ese sentido, que “hubiera momentos de peligro” en la circulación de coches y personas en el mismo lugar. “Los agentes estaban desbordados porque carecían de medios para poder prestar el servicio que era normal de esa noche, controlar tanto el tráfico como a las personas y situaciones de botellón. No hubo ningún dispositivo especial en la noche del sábado para atender el carnaval”, ha reiterado. “Lo que se ha hecho ha sido deslucir la fiesta del carnaval por su absoluta falta de previsión y gestión del caos que se produjo”.

En ese sentido, ha criticado la “falta de previsión tremenda” por parte del delegado de Seguridad, Emilio Aumente, y de la alcaldesa, a los que anuncia que pedirán explicaciones en la próxima comisión de Presidencia y en la de Participación. “Las agrupaciones del año que viene ya tienen un tema al que referirse en sus letras por la situación que se vivió. Es para hacer una letra de chirigota”, ha dicho Bellido.

Asimismo, ha criticado que la alcaldesa “derive la responsabilidad a los padres de los menores descontrolados”. “La gente estaba celebrando el carnaval, los padres tienen responsabilidad como padres pero las fuerzas de seguridad deben controlar la situación que se vivió. El problema es que faltó un plan de movilidad y seguridad”.

Además, se ha referido a las palabras de Isabel Ambrosio sobre que el macrobotellón fue una concentración “espontánea e imprevista” y ha recordado que “no es imprevisto porque el año pasado ya se vivieron circunstancias parecidas a la de este año. La falta de previsión es no atender a lo que ya pasó el año pasado”, ha concluido Bellido.

Etiquetas
stats