Almodóvar, en el Top 10 de los castillos más bonitos de España

Castillo de Almodóvar del Río | MADERO CUBERO

El castillo de Almodóvar del Río ya se ha colado en el Top 10 de los más bonitos de España, según un listado de 37 realizado por la revista Traveler que ahora publica el Huffington Post para que voten sus lectores.

En la votación, el Castillo de Almodóvar del Río se ha colocado en octava posición, tras el de Manzanares el Real (Madrid) y justo por delante de Peñafiel (en Valladolid). La lista está encabezada por el castillo de Ponferrada (León), a gran distancia sobre el segundo, el de Loarre en Huesca.

En las faldas de Sierra Morena, la silueta imponente del castillo de Almodóvar del Río se erige como centinela de sus dominios, guardián de unas tierras que a lo largo de la historia tuvieron en esta fortificación un lugar inexpugnable para el enemigo.

En el cerro donde se levantaba la antigua Cárbula romana, fue en la época árabe cuando se construyó el castillo de Almodóvar, ubicado en una situación privilegiada, junto al río Guadalquivir, en un montículo rocoso. Al-Mudawwar –‘El redondo’, en árabe- daba nombre entonces a la fortificación que se edificó alrededor del año 740 en lo alto de un cerro de forma circular. Un nombre al que ya en el siglo XI se le añadió el apellido de Al-Adna (El más próximo) que le identificaba por su cercanía a Córdoba, la capital.

Un total de 5.624 metros cuadrados dan cuenta de esta fortificación que nunca pudo ser tomada al asalto en todos los siglos de su historia, un lugar inexpugnable que bien le valió el nombre de ‘El bastión de Andalucía’. Y de esa historia, aún hoy, conserva sus trazos a la vista del visitante: desde restos romanos en parte de la muralla en la entrada actual, a la estructura de época árabe y su posterior ampliación y remodelación ya en época cristiana.

El mismo rey Pedro I llegó a habitar la fortaleza como residencia de paso en sus viajes entre Córdoba y Sevilla, como lugar donde guardar sus tesoros y también donde encerrar a los presos en las mazmorras del castillo, hasta donde llevó incluso a su propia cuñada, Juana de Lara. Pero en 1629, el castillo pasaría de manos del reino a manos privadas, ya hasta nuestros días. Felipe IV lo vendió entonces a Francisco del Corral y Guzmán, pasando de unas familias nobiliarias a otras hasta que en 1.900 llegó a manos del Conde de Torralva, autor de la restauración más importante del castillo que duró 36 años y fue la última en el tiempo, la que hoy el visitante puede ver ante sí.

En la actualidad y desde 2001, en propiedad del Marqués de la Motilla, el castillo se ofrece como uno de los reclamos turísticos más importantes de la provincia cordobesa. Visitas individuales, de grupos organizados, escolares, históricas, teatralizadas, infantiles, almuerzos medievales o visitas nocturnas componen el mosaico de la oferta que escogen los 60.000 visitantes anuales que quieren adentrarse en un auténtico castillo histórico.

Etiquetas
stats