Alerta en Alcolea y el aeropuerto por la crecida del Guadalquivir

FOTO: ALFONSO ALBA
El río sube cerca de cinco metros por las intensas lluvias de este fin de semana y seis carreteras siguen cortadas

Bomberos, Policía Local y Protección Civil vigilan el Guadalquivir en la barriada periférica de Alcolea y en la zona del aeropuerto. El río baja más crecido aún esta noche y alcanza ya los 4,68 metros en el azud de Alcolea, según el informe actualizado minuto a minuto por el Sistema Automatizado de Información Hidrológica (SAIH) del Guadalquivir a las 7.46 de la mañana.

Fuentes de los bomberos han confirmado que se vigila muy de cerca el entorno de la barriada de Alcolea tanto por la crecida del Guadalquivir como por la altura que está alcanzado el arroyo que desemboca en ese punto, que es el que más preocupa. De hecho, en 2010 fue la crecida de este arroyo la que provocó las mayores inundaciones en esta zona, que es casco urbano y no parcelación. Según los bomberos, el arroyo aún no se ha desbordado. Otra zona donde están desplazados los servicios de emergencia es la zona del aeropuerto (la que sufrió las mayores consecuencias de la riada del año 2010). También se vigila de cerca el cauce del río, sobre todo la desembocadura con el Guadajoz, que también baja muy crecido.

De hecho, el Guadalquivir se ha desbordado a la altura de la central eléctrica de Alcolea, según apuntan fuentes municipales. Sin embargo, no alcanza aún un nivel que pueda afectar a estas instalaciones. Donde sí que preocupa más en la parcelación de La Cigüeña, donde los vecinos están vigilando el nivel por si el agua alcanza sus viviendas.

Además, la previsión es que aumente el cauce, aunque los servicios de emergencia no saben precisar cuánto. Los servicios de emergencia confían en que una vez que cesen las lluvias intensas se vuelva poco a poco a la normalidad, ya que los pantanos aún están cerrados y con gran capacidad de retención. De hecho, los embalses de Córdoba están ahora mismo al 59,87% de su capacidad, según el último parte del SAIH. Los pantanos activan los protocolos de emergencia (empiezan a abrir sus compuertas) cuando están al 75% de su capacidad y hay previsión de lluvias.

MÁS INCIDENCIAS Y CARRETERAS CORTADAS

Por otra parte, el 112 ha registrado una docena más de incidencias durante la tarde de ayer, que se suman a las más de 90 que atendieron sobre todo al mediodía, cuando la intensidad de la lluvia fue mayor. La mayoría de estas incidencias son por acumulación de agua y lodo en carreteras secundarias. De hecho, a las 7.48 hay seis carreteras cortadas, según la información que maneja la Dirección General de Tráfico.

Todas las vías afectadas son secundarias. Así, está cortada en Montemayor la carretera CO-4205 a la altura del kilómetro 5,5, en Montilla la CO-4207 entre los kilómetros 5 y 7,5, en Baena la A-3125 desde el kilómetro 8,5 hasta el 24,5, en El Vacar la CO-3426 (que une este pueblo con Obejo) en su totalidad, en Castro del Río la CO-3204 en el kilómetro 30 y en Bujalance la CO-3200 en el kilómetro 22.

Por otra parte, la Agencia Estatal de Meteorología (Aemet) acaba de desactivar la alerta amarilla por lluvias para toda la provincia. La previsión es que siga lloviendo durante la noche pero de una forma mucho más puntual y leve. A lo largo de mañana, las precipitaciones abandonarán ya la provincia de Córdoba.

Etiquetas
stats