Acepta dos años de cárcel un varón acusado de abusos sexuales en una plaza a una menor de 15 años

Ciudad de la Justicia de Córdoba | MADERO CUBERO

La Sección Segunda de la Audiencia de Córdoba ha celebrado este jueves el juicio a un hombre acusado de un delito de abusos sexuales supuestamente cometido sobre una menor de 15 años de edad en una plaza de un municipio de la provincia, en el que ha aceptado una pena de dos años de cárcel con la aplicación de atenuante.

En este sentido, fuentes judiciales han explicado que ha habido una conformidad entre las partes y el hombre ha aceptado una prohibición de aproximarse o comunicarse con la menor durante cuatro años y pena de inhabilitación especial para cualquier profesión u oficio, sea o no retribuido, que conlleve contacto regular y directo con menores de edad, así como el pago de una indemnización de mil euros.

Al respecto, la Fiscalía había pedido inicialmente una pena de tres años de cárcel. Según recoge la calificación del Ministerio Público, los hechos ocurrieron en una madrugada de agosto de 2017, cuando el procesado se encontró con la menor, que iba acompañada de otro menor, hijo de la pareja de su padre, y los invitó a ambos a un refresco.

“Pasados unos minutos, y con la intención de quedarse a solas” con la menor, el acusado solicitó al otro menor que fuese a comprar tabaco “en reiteradas ocasiones”. Ante tales peticiones, la menor se ofreció a ir a comprarlo, “con objeto de no quedarse a solas” con el procesado, si bien “éste la cogía del brazo y la sentaba en el banco diciéndole que era mejor que fuese el chico, ya que ella no era del pueblo”, según detalla el fiscal.

Así, precisa que en todas las ocasiones en las que se quedaron a solas, el acusado, “con intención de satisfacer sus deseos libidinosos”, presuntamente abusó de ella, al tiempo que “la menor en todo momento trataba de apartarse, pero dada su edad, las circunstancias que la rodeaban y ante el temor de que el acusado pudiera enfurecerse, no fue capaz de decirle que la dejase”.

Tras ello, el Ministerio Público explica que sobre las 2,30 horas, aprovechando que el procesado se había levantado, la menor fue a buscar al menor que la acompañaba y le dijeron al acusado que se iban a casa, aunque él insistió en que se quedaran, “llegando incluso a situarse delante de ellos”, si bien los menores lograron abandonar el lugar “apresuradamente”.

Además de la pena de prisión, el fiscal solicitaba inicialmente que le impusieran al acusado la prohibición de aproximarse o comunicarse con la menor durante cuatro años, libertad vigilada durante cinco años y pena de inhabilitación especial para cualquier profesión u oficio, sea o no retribuido, que conlleve contacto regular y directo con menores de edad durante seis años.

Etiquetas
stats