Acción por Córdoba se presenta como alternativa “revillista” a la política de bloques

Ricardo Rojas en la presentación de Acción por Córdoba (AxC) | MADERO CUBERO

“Todo puede pasar. En Cantabria hay un presidente que, por donde va, va con las anchoas del Cantábrico. Pues yo igual puedo hacerlo con el rabo de toro o el salmorejo, aunque no es el caso. Lo que yo sí quiero decirle es que el señor Revilla fue la tercera fuerza política en Cantabria, pero como ni el PP quería que el PSOE fuera el alcalde, ni el PSOE quería que el PP fuera el alcalde, el PSOE le dio la presidencia de Cantabria al señor Revilla”.

La frase es textual y la pronuncia Ricardo Rojas, otrora una de las caras más reconocibles del PP de Córdoba y, desde este lunes, oficialmente candidato de Acción por Córdoba (AxC), el partido con el que el histórico exdirigente popular pretende volver a Capitulares y al que coloca como única fuerza capaz de “desatascar” el probable desgobierno que podría haber tras las Elecciones Municipales de mayo, con un bloque de derechas -formado por PP, Ciudadanos y Vox-, y otro de izquierdas -formado por PSOE, IU, Podemos y/o las confluencias-.

“El alcalde de Córdoba no tiene que ser ni de izquierdas ni de derechas”, reflexiona Rojas, que, para sorpresa de muchos de los presentes, ha ocupado la totalidad de sillas de los salones del Hotel Córdoba Center en su primer acto de precampaña. Su equipo de organización ni siquiera era capaz de precisar cuántas sillas había colocadas en un salón que tiene una capacidad para 200 personas, pero en el que se había rebasado el aforo. Al líder de AxC le avala toda una vida dedicada a la política, en la que ha alternado con el pueblo y el poder sin cambiar demasiado el rictus.

Por eso no han faltado a su cita familiares, amigos y autoridades económicas como el presidente de CECO, Antonio Díaz; la presidenta de Construcor, María Dolores Jiménez; y el presidente de ATA Andalucía, Rafael Amor. Eran algunas de las caras más visibles de un acto en el que, eso sí, la edad media era bastante alta, y en el que no han faltado la música, el humor y la naturalidad, con el gracejo habitual del líder de AxC.

La campaña, no obstante, se prevé dura. Acción por Córdoba cuenta apenas con 50 afiliados, que son los que, según Rojas, van a sufragar todo el coste. Será básica: mesas en los distritos para hablar con los ciudadanos, reparto de publicidad y “presencia”, repite Rojas, al que se le ve volando libre lejos de las ataduras partidistas y, evidentemente, ahora le exige lo mismo al resto de candidatos.

“El carnet hay que dejarlo para la política local”, espeta sin torcer el gesto Rojas, que dejó el PP tras 36 años en el partido. ¿Su prioridad ahora para el Ayuntamiento? “Cumplir lo que se ha prometido y hacer lo que se dice”. ¿Su principal valor en estas elecciones? “Hay seguramente candidatos con mejor curriculum que yo, pero estoy seguro de que ninguno conoce a Córdoba mejor que yo”. La alternativa “revillista” empieza su campaña sorprendiendo a base de ser el Ricardo Rojas de siempre.

Etiquetas
stats