Un 4% de la población cordobesa es ludópata y el Ayuntamiento quiere limitar los salones de juego

Una ruleta en un salón de juegos | PIXABAY

Un 4% de la población de Córdoba es adicta al juego y sufre un trastorno relacionado con esta actividad. Estos son los datos de la Federación Andaluza de Jugadores de Azar Rehabilitados (Fajar). En total, se calcula que en la ciudad hay unas 13.600 personas con problemas con el juego. Y muchos, ahora, son jóvenes. Por eso, el Ayuntamiento quiere actuar (aunque no tiene competencias) y que el Gobierno pueda regular la proliferación de salones de juego, que han empezado a abrir de manera más que notable por muchos barrios de la ciudad.

La ludopatía es un trastorno del control de los impulsos reconocido por la Organización Mundial de la Salud (OMS), que lo recoge en su Clasificación Internacional de Enfermedades en el año 1992. Asociaciones como Fajer y Acojer en Córdoba vienen denunciando que especialmente en los últimos meses se ha triplicado el número de jóvenes que atienden por adicción, especialmente a los juegos on line. Muchas de estas asociaciones insisten en que desde que cambió la legislación y se permitió el juego por internet en España ha cambiado radicalmente el perfil de los ludópatas. Córdoba no es una excepción.

Este martes, y a través de una moción del PSOE, el Pleno del Ayuntamiento de Córdoba discutirá las propuestas que le ha hecho llegar Acojer, una entidad que lleva 30 años tratando ludopatías en Córdoba. Entre ellas, está la de intentar regular por todos los medios la apertura de salones de juego y la irrupción de la publicidad de los mismos en la ciudad. Así, entre los acuerdos que quiere alcanzar el Ayuntamiento está que se limite a 500 metros la distancia mínima que tiene que haber entre un salón de juegos y un centro educativo.

De esa manera, casi todos los salones de juego que funcionan actualmente en la ciudad de Córdoba tendrían que instalarse en las afueras o directamente en los polígonos industriales. Sin embargo, se trata de una prohibición que solo puede regular el Gobierno central. Mientras, en la ciudad no se dejan de conceder permisos de apertura de salones de juego. El último ha sido el otorgado en la calle Claudio Marcelo esquina con García Lovera, a menos de 50 metros de dos institutos, el Maimónides y el Góngora.

Las limitaciones no solo quedarían en la apertura de nuevos locales. Actualmente, aunque hay muchas salas de apuestas físicas, la mayoría de los juegos son ya a través de internet. Para combatirlos, el Consistorio quiere instar al Gobierno a que se regule la publicidad de este tipo de juegos en todos los medios posibles. De hecho, reclama que se prohiba totalmente la publicidad que pueda llegar a menores y adolescentes.

Además, el Ayuntamiento quiere instar a la Junta a que se considere la ludopatía como una enfermedad más, y que así se puedan desarrollar acciones sanitarias concretas para combatirla.

Etiquetas
stats