Fondos de inversión: ¿cuánto nos cobra el banco?

.

Si tienes un fondo de inversión vas a recibir una carta de tu banco en la que te va a "informar" de los gastos y costes que tiene. Si no has recibido esta carta por correo ordinario, revisa tu buzón on line en la web de tu banco, estará allí.

Los fondos de inversión se han convertido en el "producto estrella" de todas las entidades bancarias desde hace ya varios años. Cuando vamos a un banco a "ver" cuánto nos dan por nuestro dinero, nos dirán que lo mejor es su "fondo de inversión".

Y es cierto para los inversores que deseen asumir riesgo diversificando sus inversiones en diferentes activos financieros globales, dejando que las decisiones de inversión las asuma una gestora a cambio de pagar un dinero. Pero, lógicamente, no debemos ser incautos y no pensar que el que "otros" trabajen invirtiendo nuestro dinero para intentar obtener un rendimiento no va a tener un "coste" para nosotros.

Ha llegado el momento en el que vamos a "descubrir" el coste que nos supone tener un fondo de inversión. Nuestro banco nos va a "informar" de lo que nos cuesta tener un fondo de inversión.

Podríamos pensar que si hasta este año 2019 no habíamos recibido una carta de nuestro banco indicándonos sutilmente el gasto que hemos pagado por nuestro fondo de inversión debía ser porque no había gastos. Sin embargo, todos los fondos de inversión siempre han tenido unas comisiones que hemos ido pagando sin ser conscientes de que nos las estaban cobrando.

Lo que ha ocurrido este año 2019 es que con la entrada en vigor de MIFID II -recordemos que su objetivo es la transparencia entre bancos y clientes- todas las entidades financieras deben comunicar a sus clientes lo que "pagan" por tener un fondo de inversión.

El objetivo de "transparencia" en las cartas que recibimos por tener un fondo de inversión aún podría mejorar, es decir, indicar claramente lo que pagamos con términos entendibles por los no expertos. Pongamos un ejemplo. Cierta entidad financiera ha enviado carta en la que informa del "efecto de los costes sobre su rendimiento", debiendo el cliente intuir que hace referencia a los gastos que ha pagado por tener el fondo de inversión de dicha entidad a pesar de que el rendimiento ha sido negativo, es decir, no sólo ha perdido dinero en el rendimiento del fondo de inversión, sino que además ha tenido que pagar por perder dinero.

Entendamos la terminología que utilizan las entidades bancarias, que nos puede inducir a cierta confusión. Recordemos que todos los fondos de inversión tienen comisiones, una comisión de gestión y una comisión de depositaria, incluso puede haber una comisión de un porcentaje por el beneficio obtenido, una comisión de suscripción o una comisión de reembolso.

¿Y por qué los fondos de inversión se han convertido en el producto estrella de los bancos?

Porque todos los bancos cobran del fondo de inversión -es decir, del cliente- una comisión por comercializar -es decir, vender- el producto llamado fondo de inversión.

Seamos conscientes cuando suscribamos un fondo de inversión de lo que estamos haciendo, de los riesgos y oportunidades que conllevan, analicemos las comisiones que nos van a cobrar por invertir nuestro ahorro y seleccionemos entre los miles de fondos de inversión que se venden en nuestro país aquel que cumpla con nuestros objetivos de inversión y no con los objetivos del banco.

Etiquetas
Publicado el
12 de junio de 2019 - 16:08 h