Superhéroes, pero de barrio

https://www. youtube. com/watch?v=xwIaxxah82w

Desde el viernes, dos cordobeses vestidos de superhéroes de color verde recorren las calles de la ciudad contratados por el Ayuntamiento. Son dos superhéroes de pega: Compramán y Comprawoman. Forman parte de una campaña municipal para mejorar las compras en los barrios de la ciudad. La cosa tiene su gracia, la verdad. Y no deja de ser eso, una idea.

Insisto. Tiene su gracia, pero poco más. Hoy día, los verdaderos superhéroes están en los barrios, aquellos a los que cantaba Kiko Veneno, aquellos que tienen que usar poderes mágicos para llegar a final de mes, ahorrar algo de dinero y poder ir a la tienda de la esquina a comprar. Son esos superhéroes de barrio los que tendrán que romperse la cabeza para que sus hijos, sus sobrinos o sus nietos tengan un regalo esta Navidad.

Esta semana, precisamente, ha salido en Córdoba el dato del paro registrado. En la ciudad, 45.255 carecen de empleo. Y muchos de los que lo tienen, tampoco es que lleguen fácilmente a final de mes.

En economía está todo inventado. Hace un siglo, Henry Ford explicaba con una sencilla frase la esencia del capitalismo: "pago mucho a mis trabajadores para que puedan comprar los coches que fabrico".

El Ayuntamiento va a tener que hacer algo más que contratar a dos superhéroes, que son muy graciosos y nos hacen unas risas, para fomentar el comercio de cercanía en los barrios. Y no sólo el Ayuntamiento, que apenas si tiene competencias para hacerlo, por mucho que en el pasado el alcalde prometiese que sí.

De lo contrario, los superhéroes de barrio van a tener que seguir haciendo horas extras, hasta que se queden sin poderes. La cosa, como comprenderán, tiene bastante poca gracia.

Etiquetas
Publicado el
7 de diciembre de 2014 - 04:00 h