El truco final

Una batalla de magos. En eso se ha convertido la política municipal en nuestra ciudad. Christopher Nolan se sentiría muy satisfecho de ver como los socialistas, representados por Vito Durán, y los peperos, encabezados por PePe Nieto, se dedican a inventarse trucos en el mágico escenario de la ciudad de Córdoba. Nolan nos presentó en "El truco final" a dos excelentes magos, Robert Angier y Alfred Borden, protagonizados por Jackman y Bale, respectivamente, que, en su afán por dominar al otro, acaban por provocar la muerte de una persona ahogada en un truco de escapismo a lo Houdini. Desde entonces, la enemistad es manifiesta y, por encima de su pasión por la magia, está el ansia de demostrar, a costa de todo y de todos, que uno es mejor que otro.

De forma similar, Vito Durán y PePe Nieto empezaron enfrentándose con el truco fallido de Cajasur. A ninguno de los dos, que además están directamente implicados y sancionados por la pésima gestión de la caja, les salió bien la jugada y, al final, se cargaron "la caja de los cordobeses", que ha pasado a manos de propietarios e intereses externos a nuestra ciudad y provincia. Desde entonces, ambos han utilizado los partidos e instituciones que controlan para fastidiarse, uno a otro, los proyectos "de ciudad".

En el caso socialista, se ha incorporado al espectáculo su hermana gemela, la bruja Susana, así como otros ayudantes de escenografía como la faraona Aguilar, con los que intentó ganar las elecciones, pero el truco le salió mal, al igual que Borden-Bale llega a perder sus dedos. En el caso pepero, tras las elecciones municipales, se ha trabajando en la sombra para fastidiar a la alianza Durán-Aguilar el éxito de su juguete roto, esto es, el Palacio del Sur. Con la alianza del Masa Carreto, con el señuelo del apellido De la Hoz y con el patrocinio interesado de BBK, se sacó de la manga, nunca mejor dicho, llevar el Centro de Congresos de Miraflores al Parque Joyero. Herido por la rabia, el dúo socialista, ficha al Masa Carreto, que aquí se deja querer por ambos, como lo hace el personaje de Scarlett Johansson en la película, y copia la maniobra, proponiendo la ampliación del actual Centro de Congresos. De rebote, la Bruja Díaz se ahorra casi enteros los 18 millones comprometidos hasta ahora.

PePe Nieto les fastidia la fiesta al asumir el proyecto a la vez que les manda el órdago de ampliarlo con las instalaciones de la Filmoteca Municipal, tal y como era el proyecto inicial de Gerardo Olivares. Con ansia de defender el Pabellón Cajasur, Hannibal Torrico ilusiona anunciando que el Gobierno central va a apoyar la financiación del centro de Convenciones con 5,5 millones, y que la Diputación también intervendrá en la operación, lo que dejaría en mal lugar a la Junta. Pero se descubre el truco, ya que, en realidad, ese dinero es el mismo que ya mandó el gobierno ZP para el proyecto de Miraflores, que ya está contabilizado y gastado por el ayuntamiento, y que ahora tendrá que devolver el gobierno municipal, por lo que realmente no supone más apoyo y mucho menos llegar a los prometidos 10 millones.

Pero PePe Nieto no se da por vencido, y no sabemos si como hace Angier-Jackman con el apoyo de una especie de inventor fantástico como Tesla, prepara su truco final: Un centro cultural para los turistas y los cordobeses en el solar del Palacio del Sur. O sea, que si el proyecto del Centro de Congresos en Miraflores se abandonaba por caro (entre 50 y 70 millones), ahora tendríamos: Una ampliación del actual, que al menos costará entre 2-5 millones de euros (según entre la Filmoteca o no); un Centro de convenciones y exposiciones en el Pabellón Cajasur, con un coste que rondará los 50 millones de euros (cuando se habla de 30, ocultan intencionadamente una serie de partidas imprescindibles para su construcción y funcionamiento); y un centro cultural por definir, pero que si pretende integrar la Orquesta, costará, al menos, 20-30 millones de euros (el equipamiento de la Orquesta que se integraba en el Centro de Congresos se valoraba en unos 12-15 millones de euros, a los que habrá que añadir el coste del edificio), pero para el que nadie tiene un solo euro.

En definitiva, no me dirán que no son unos magos, puesto que nos hacen querer ver que tenemos tres proyectos para sustituir a uno y, sin embargo, en el escenario solo está el actual edificio de la calle Torrijos, el proyecto pagado a Koolhas y en torno a 20 millones entre las arcas municipales, de la Junta y del Gobierno central. A Vito Durán y a PePe Nieto les convendría dejarse de trucos, y que si quieren hacer magia se compren una caja de Borras. Que no olviden que a Borden y a Angier su guerra de vanidad les acabó costando la vida.

P.S.: El título en inglés de la película es... "The prestige". Deseo que no nos llegue el chapapote ni los "hilillos de plastilina".

Etiquetas
Publicado el
3 de noviembre de 2012 - 07:00 h